Austria detecta un foco de COVID en un grupo de británicos en un curso de esquí

·2  min de lectura
Imagen de archivo de esquiadores usando mascarillas mientras descienden por la falda de una montaña en medio de la pandemia de coronavirus en Stuhleck

VIENA, 12 ene (Reuters) - Austria dijo el martes que ha identificado un nuevo foco de 17 casos de COVID-19, un grupo formado principalmente por ciudadanos británicos en un curso de formación de profesores de esquí, a pesar de que el país está confinado y se han prohibido los vuelos desde Reino Unido por temor a una nueva variante del coronavirus.

La provincia alpina de Tirol, que sufrió el peor brote de Austria hasta la fecha en la estación de esquí de Ischgl, dijo que se sospechaba que el grupo en la ciudad de Jochberg era de la nueva variante más infecciosa identificada por primera vez en Reino Unido en septiembre, que se ha extendido a decenas de países, incluida Austria.

El hecho de que se permitiera que se llevara a cabo un curso de formación de este tipo a pesar de las restricciones en Austria, que incluyen el cierre de todas las escuelas salvo las guarderías, sorprendió a muchos austriacos.

"A los trabajadores de Europa del Este no se les ha permitido regresar a sus hogares durante semanas, o solo bajo las condiciones más estrictas, pero a los profesores de esquí de toda Europa se les permite venir al Tirol para formarse e infectarse. Esto es increíble", dijo en Twitter Florian Klenk, editor del semanario de izquierda Falter.

El foco ha adquirido especial relevancia mediática porque está relacionado con muchas áreas de la vida social que se han restringido para contener el contagio de COVID-19.

Se permitió que las estaciones de esquí abrieran a partir de la víspera de Navidad, pero los hoteles permanecen cerrados para todos los viajes excepto los de negocios, lo que significa que solo las personas que viven lo suficientemente cerca de un complejo turístico pueden ir durante el día.

Austria también introdujo una regla de cuarentena para las llegadas de casi todos los países europeos durante el período de vacaciones, para disuadir —al menos en parte— a los esquiadores de países vecinos que podrían haberse visto tentados por la apertura de las estaciones de esquí.

"Se trataba de personas de varias nacionalidades, principalmente ciudadanos británicos", dijo el gobierno provincial de Tirol en un comunicado, ofreciendo a los aproximadamente 1.500 residentes de Jochberg una prueba gratuita de coronavirus. "El último de ellos llegó al Tirol el 18 de diciembre. Viajaron por tierra y aire".

El nuevo requisito de cuarentena entró en vigor el 19 de diciembre. Los vuelos desde Reino Unido fueron prohibidos el 22 de diciembre.

La mayoría de los infectados experimentaron los primeros síntomas leves el 3 de enero y llevará otra semana saber si estaban infectados con la nueva variante, según el comunicado.

(Información de Francois Murphy, traducido por Tomás Cobos)