Un australiano sobrevive a ataque de cocodrilo metiéndole un dedo en un ojo

AFP

Un guardabosques australiano escapó de las fauces de un cocodrilo “particularmente astuto” metiéndole el dedo en un ojo.

Craig Dickmann, que decidió ir a pescar el pasado domingo en una remota región del norte de Australia conocida como “el país de los cocodrilos” dijo que un cocodrilo de 2,8 metros lo siguió cuando abandonaba la playa.

“Cuando me volví, lo primero que vi fue su cabeza que venía hacia mi”, dijo a la prensa el viernes desde la cama de un hospital en la ciudad de Cairns, en el estado de Queensland.

Dickmann dijo que el animal se abalanzó y le mordió una pierna.

Te puede interesar: Un cocodrilo mata a un pastor etíope durante una ceremonia de bautismo

“El ruido del chasquido de sus mandíbulas me perseguirá siempre”, contó.

Lucha con el cocodrilo

Este hombre de 54 años luchó con el cocodrilo en una playa remota tratando de arrastrarlo al agua.

Dickmann metió su pulgar en un ojo de la bestia porque era la única parte “blanda” que encontró en su dura piel.

“Sus ojos se retractaron bastante y cuando vas bastante profundo puedes sentir el hueso por lo que apreté lo más que pude”, dijo Dickmann.

Después de unos minutos, logró colocarse encima del animal y apretó sus mandíbulas.

“Y entonces, hubo un momento en que creo que tanto el cocodrilo como yo nos escapamos”.

Lee más: Descubren fósiles de un cocodrilo gigante con dientes de T-Rex

Dickmann dijo que entonces empujó al cocodrilo lejos de él y se deslizó hasta el agua.

El guardabosques tenía la piel de las manos y piernas desgarrada y condujo más de 45 minutos hasta su casa antes de llamar a los servicios de urgencia.

El departamento de Queensland mató al animal.

El número de cocodrilos de agua salada –que pueden llegar a medir 7 metros y pesar una tonelada– ha explotado desde que se declararon especies protegidas en 1970, aunque los ataques a personas son raros.

Según el gobierno estatal, el último ataque tuvo lugar en enero de 2018 en el Estrecho de Torres mientras que la última víctima mortal se produjo en octubre de 2017 en Port Douglas.