Australia retrasa decisión sobre compra de Fitbit por Google

ROD McGUIRK
·1  min de lectura
Fotografía de archivo del 16 de agosto de 2018de varias pulseras de monitoreo físico Fitbit Charge 3 en Nueva York. (AP Foto/Richard Drew, Archivo)

CANBERRA, Australia (AP) — La agencia reguladora de la competencia en Australia retrasó el martes durante tres meses su decisión sobre los planes de Google de comprar el fabricante de monitores de actividad física Fitbit por 2.100 millones de dólares, a pesar de que la Unión Europea ya dio su aprobación condicional al acuerdo.

La semana pasada, la Unión Europea aprobó el plan de Google después de que el gigante tecnológico estadounidense prometiera restringir los datos de los usuarios y garantizar que los teléfonos Android funcionen con otros dispositivos portátiles del tipo “wearable” durante al menos 10 años.

Sin embargo, la Comisión Australiana de la Competencia y la Defensa del Consumidor (ACCC por sus siglas en inglés) dijo que no estaba preparada para aceptar un compromiso similar del gigante tecnológico de Silicon Valley.

“No estamos satisfechos de que un acuerdo de este tipo de vigencia a largo plazo en una industria tan compleja y dinámica pueda ser monitoreado y que la ley pueda ser aplicada de manera efectiva en Australia”, dijo el presidente de la ACCC, Rod Sims, en un comunicado.

“La ACCC teme que la adquisición de Fitbit por parte de Google pueda dar lugar a que los rivales de Fitbit, además de Apple, sean expulsados del mercado de los dispositivos del tipo “wearable”, ya que dependen del sistema Android de Google y otros servicios de Google para que sus dispositivos funcionen de manera eficaz”, agregó Sims.

La ACCC continuará su investigación y estableció el 25 de marzo como fecha para su decisión, precisó Sims.

Google dijo en un comunicado que estaba decepcionado por el aplazamiento, pero que continuaría colaborando con la ACCC para responder a las preguntas de los reguladores australianos.