Australia: la fuga de 50.000 salmones hace temer un desastre ambiental

LA NACION
·1  min de lectura
La empresa involucrada dice que no espera que los peces dañen el medio ambiente, pero otros no están de acuerdo
Fuente: Archivo

SÍDNEY.- Un brote de 50.000 salmones de cultivo escapados de Tasmania, eN el sur de Australia, podría potencialmente contaminar el medio marino, según los ambientalistas.

De acuerdo con el diario británico The Guardian, los peces se liberaron después de que un incendio derritió parte de su recinto el lunes por la mañana, y aunque la compañía involucrada dijo que no esperaba que dañaran el medio ambiente, otros no están de acuerdo.

Coronavirus. Kailash Satyarthi: "La crisis actual es de moralidad y civilización"

"Desafortunadamente, el salmón escapado no dura mucho", dijo el director ejecutivo de Huon Aquaculture, Peter Bender. "Lo que las focas no obtienen, los pescadores lo hacen rápidamente", agregó, citado por el medio británico.

Pero Peter George, presidente de Vecinos de la Piscicultura, dijo que las afirmaciones de que el brote era inofensivo eran "absurdas". "Es como afirmar que un derrame de aguas residuales es bueno porque libera nutrientes en la cadena alimentaria", señaló.

"El giro de Huon Aquaculture está destinado a hacer que este derrame de contaminación ambiental parezca nada más que una bendición para los pescadores y las focas", añadió.

El incidente de los salmones recuerda el drama de los incendios que vivió Australia el verano pasado, una de las peores temporadas de fuegos de la historia del país, con cientos de hogares destruidos y millones de hectáreas quemadas.

El calor llegó después de la primavera más seca de la que se tengan registros. La mayor parte de Nueva Gales del Sur y Queensland vienen experimentando falta de precipitaciones desde principios de 2017. La sequía golpeó las zonas agrícolas más productivas del país, incluidas muchas que luego fueron presa de las llamas.