Australia: un exjugador de rugby mató a sus tres hijos, su exmujer y se suicidó

LA NACION

La noticia conmueve a Australia. Rowan Baxter, exjugador de los New Zealand Warriors de la National Rugby League, prendió fuego el auto en el que se encontraban su exmujer y sus tres hijos y después decidió suicidarse.

Todo ocurrió en Camp Hill, al sur de Brisbane. Baxter prendió fuego el auto cuando toda su familia estaba dentro y luego agarró un cuchillo y se suicidó. Testigos que estaban en el lugar vieron a Hannah, la madre de los tres chicos (seis, cuatro y tres años) saltar del coche gritando "¡me ha echado gasolina encima!", pero la mujer, de 31 años, murió en el hospital víctima de las múltiples quemaduras que sufrió.

El diario Daily Mail reveló que Baxter rompió la relación que tenía con su exmujer, una situación que agravó un conflicto entre ambos por la tenencia de los chicos. Desde el mes pasado, ya existía un antecedente por violencia de género que tenía como agresor a Baxter contra su exmujer.

Joey Abraham, un amigo de la familia, comentó que el exjugador estaba pasando por una depresión. "No era tanto que la mujer le dejase, sino no poder ver a los niños, eso era lo más difícil para él. Ahora, era solo una sombra de la persona que acostumbraba a ser. Supongo que no ver a los niños lo volvió loco", dijo.

Además, el jefe de la investigación policial Mark Thompson declaró a la prensa: "He visto algunas escenas horribles y esto está a la altura de las peores".