Australia aprueba la ley que obliga a las grandes tecnológicas a pagar a los medios de prensa por sus contenidos

·2  min de lectura
La compañía liderada por Mark Zuckerberg fue acusada por las autoridades estadounidenses por abuso de posición dominante por las compras de Instagram y WhatsApp
La compañía liderada por Mark Zuckerberg fue acusada por las autoridades estadounidenses por abuso de posición dominante por las compras de Instagram y WhatsApp

SIDNEY.- En una medida de alto impacto con seguras repercusiones en el resto del mundo, Australia aprobó la ley que obliga a las grandes tecnológicas de internet a pagar por sus contenidos a los medios de prensa. El Parlamento australiano dio lugar así a la primera ley mundial para obligar a los gigantes digitales como Facebook y Google a pagar por las noticias que reproducen en sus plataformas, una medida que puede desencadenar más acciones regulatorias globales para limitar su poder.

La ley se aprobó después de que Facebook y Google llegaran a acuerdos para evitar verse sometidos a arbitrajes vinculantes. El gobierno declaró que la ley garantizará que las empresas de prensa “reciban una remuneración justa por el contenido que generan, contribuyendo así a mantener el periodismo de interés público en Australia”.

Chile cambia su política migratoria y crece la hostilidad hacia los indocumentados

La legislación garantizará que “las empresas de medios de comunicación reciban una remuneración justa por el contenido que generan”, dijo en un comunicado el ministro australiano de Finanzas, Josh Frydenberg. “El código es una reforma microeconómica significativa, una que ha atraído los ojos del mundo hacia el Parlamento australiano”, añadió.

Los gobiernos de todo el mundo estaban pendientes del proceso mientras lidian con el dominio publicitario de Facebook y Google, que ahora enfrentan la perspectiva de medidas en cascada en otros lugares. El primer ministro Scott Morrison dijo que conversó sobre la nueva ley con los líderes de la India, Canadá, Francia y Gran Bretaña.

La semana pasada, tras la aprobación en primera instancia en el Congreso, Facebook actuó en represalia removiendo muchos contenidos de actualidad en el país, lo que incluyó información de servicios de emergencia del gobierno.

Los usuarios australianos de Facebook no podían consultar los enlaces de información de los medios locales o internacionales y las personas que viven en el extranjero tampoco tenían acceso a las informaciones australianas.

Frydenberg declaró entonces que su gobierno estaba “totalmente decidido” a poner en marcha su proyecto de ley destinado a forzar a las plataformas digitales a remunerar a los medios por el uso de sus contenidos.

“Lo que confirman los acontecimientos de hoy (el 18 de febrero pasado) a todos los australianos es la posición dominante de estos gigantes en nuestra economía”, agregó en ese momento en su cuenta de Twitter.

Después de conversaciones con el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, el gobierno acordó luego enmendar la legislación. Entre las concesiones clave, el gobierno dijo que tomaría en cuenta los acuerdos comerciales que Google y Facebook alcancen con las empresas de noticias antes de decidir si están sujetos a la ley, y también les avisaría con un mes de antelación.

Las plataformas también ganaron más tiempo para llegar a acuerdos con los editores de medios antes de verse obligados a someterse a un arbitraje de oferta final como último recurso. Google llegó a acuerdos de forma independiente para pagar una cadena a los editores australianos por noticias, incluidas News Corp. y Facebook está haciendo lo mismo.

Agencia AFP