Australia acorta la espera para la vacuna de refuerzo ante la irrupción de ómicron

·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Una enfermera administra una dosis de la vacuna de COVID-19 a un hombre en Sídney

SÍDNEY, 24 dic (Reuters) -Australia redujo el viernes el tiempo de espera de los pacientes para recibir la vacuna de refuerzo contra el COVID-19, después de que un nuevo aumento récord de las infecciones diarias en el país provocara la cancelación de vuelos y pusiera patas arriba los planes de viaje por Navidad.

A partir del 4 de enero, el país ofrecerá vacunas de refuerzo a todas las personas mayores de 18 años que se hayan vacunado por segunda vez cuatro meses antes, y el intervalo se reducirá de nuevo a tres meses a finales de mes, dijo el ministro federal de Sanidad, Greg Hunt.

"Estas fechas se han fijado por extrema precaución para dar a los australianos una protección continua cuanto antes", dijo Hunt a los periodistas en Canberra.

La mayoría de los estados de Australia habían estado presionando al Gobierno federal para que un mayor número de personas pudieran recibir refuerzos para frenar la oleada de casos de ómicron, que el viernes alcanzó los 9.100, frente al récord del día anterior de 8.200. Aunque la mayoría de los nuevos casos se produjeron anteriormente en los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria, los vecinos Queensland y Australia Meridional registraron fuertes aumentos.

Varios medios de comunicación informaron de que miles de personas que tenían previsto viajar por el interior del estado para pasar las Navidades al día siguiente vieron sus planes desbaratados, ya que las compañías aéreas cancelaron o pospusieron los vuelos debido a que el personal de primera línea se vio obligado a aislarse por la posible exposición al virus.

El aeropuerto de Sídney, el más concurrido del país, canceló el viernes 80 de sus 500 vuelos nacionales, según dijo un portavoz a Reuters, sin dar ninguna razón.

Australia ha estado tratando de intensificar el despliegue de refuerzos después de convertirse en uno de los países más vacunados del mundo contra el COVID-19, con más del 90% de las personas mayores de 16 años que han recibido dos dosis.

Un número cada vez mayor de países están reduciendo el tiempo de espera para las dosis de refuerzo a partir de seis meses después de la aparición de la variante ómicron. Este mes, Corea del Sur, Reino Unido y Tailandia redujeron ese intervalo a tres meses.

A pesar del récord de casos, los australianos esperan que los hospitales no se vean sometidos a una presión extrema por la nueva cepa, que parece ser menos grave que otras variantes.

El número de personas ingresadas en los hospitales aumenta constantemente, pero sigue siendo muy inferior al de los brotes de la variante delta. Hasta el 20 de diciembre, poco más del 4% de los pacientes hospitalizados se habían infectado con ómicron, y solo uno de ellos estaba en cuidados intensivos.

La Organización Mundial de la Salud advirtió a principios de este mes que los países ricos no debían acumular vacunas de COVID-19 para las inyecciones de refuerzo mientras intentaban combatir la nueva variante de ómicron, argumentando que esta práctica amenaza los suministros para los países más pobres, donde las tasas de inoculación son todavía bajas.

(Reporte de Renju Jose y Byron Kaye en Sydney; edición de Chris Reese y Aurora Ellis; traducido por Tomás Cobos)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.