El aumento de las muertes por COVID-19 colapsa los servicios funerarios y desborda los cementerios

Con más de 3,000 muertos diarios, Brasil vive su peor momento. Por eso los servicios funerarios no dan abasto, se acaban las materias primas para fabricar ataúdes y los cementerios existentes no son suficientes para sepultar a tantas víctimas.