El aumento de llegadas lleva a la UE a buscar un nuevo impulso al pacto migratorio

Bruselas, 25 nov (EFE).- El aumento de las llegadas de migrantes irregulares en muchas de las rutas migratorias en el último año y la disputa entre Francia e Italia por la negativa de Roma a dejar entrar a puerto al barco Ocean Viking han llevado a la Unión Europea a querer dar un nuevo impulso al pacto europeo de Migración y Asilo.

El asunto se trató este viernes en una reunión extraordinaria de ministros de Interior, donde los titulares europeos pasaron revista a la situación en las diferentes rutas y escucharon los detalles del plan de acción para el Mediterráneo Central presentado esta semana por la Comisión Europea.

El ministro del Interior checo, Vít Rakusan, cuyo país preside la UE este semestre, dijo que el objetivo de la cita era "encontrar soluciones a corto y largo plazo, tanto legislativas como prácticas".

"Es importante para nosotros oír todas las opiniones de todos los rincones de Europa y queremos hablar de la ruta mediterránea, pero también la de los Balcanes occidentales, que es responsable hoy de más de la mitad de todas las llegadas de personas a la UE", señaló.

Solo a través de la ruta del Mediterráneo central 90.000 personas han llegado a la Unión este año, un aumento del 50 % con respecto al anterior, mientras que el crecimiento de las llegadas en la ruta de los Balcanes Occidentales ha sido del 170 %.

La disputa entre Francia e Italia planeó sobre la reunión y de ella habló al llegar el titular galo, Gérald Darmanin, que confió en ver un compromiso por parte de Italia sobre los acuerdos alcanzados en el marco de la negociación migratoria.

Darmanin reiteró que Francia (que ha dejado en suspenso la acogida de 3.500 personas) no admitirá reubicaciones en su territorio hasta que los países en primera línea no se hagan cargo de sus obligaciones en las fronteras.

"Mientras no tengamos la seguridad de que todos respetan el derecho internacional y que todos respetan los acuerdos alcanzados hace solo unos meses y de los que Italia también fue signataria, obviamente, no vamos a hacer esas reubicaciones", señaló.

El ministro de Interior de Austria, Gerhard Karner, llamó por su parte a "intensificar la lucha contra la inmigración irregular" en particular la que afecta a su país que vive, dijo, "una situación insoportable".

"Es importante que nos reunamos hoy para deliberar cómo podemos mejorar el sistema de asilo en Europa. En Austria tenemos muchas solicitudes de asilo de personas que no tienen ninguna posibilidad de recibir protección, como India, Túnez o Marruecos", dijo.

En ese contexto, consideró que se debe "cambiar el sistema y también sus bases legales" y que hace falta "una protección robusta de la frontera exterior, tanto desde el punto de vista técnico como legal".

El ministro de Luxemburgo, Jean Asselborn, dijo que la UE no puede seguir actuando como lo ha hecho en los últimos siete años, desde la crisis de refugiados de 2015, y advirtió de que sin una política común de asilo no se logrará salir de la crisis y se mostró favorable a aprobar el último plan presentado por Bruselas.

La Comisión Europea, por su parte, consideró que los países deben seguir avanzando en la negociación del pacto europeo de Migración y Asilo.

Además, anunció que tiene previsto presentar un plan de acción sobre la ruta migratoria de los Balcanes Occidentales antes de la cumbre que la Unión Europea y los países de esa región celebrarán el próximo 6 de diciembre en Albania.

(c) Agencia EFE