El aumento de ataques con agujas en discotecas de Francia desata el pánico entre los jóvenes

·5  min de lectura
Decenas de jóvenes franceses, en su mayoría mujeres, han reportado ser atacados con una jeringa o aguja en discotecas
Decenas de jóvenes franceses, en su mayoría mujeres, han reportado ser atacados con una jeringa o aguja en discotecas

PARÍS.– La alarma se instaló en las pistas de baile de Francia tras los ataques con agujas a decenas de jóvenes en discotecas en todo el país. La policía desconoce la identidad ni los motivos de los atacantes.

Las víctimas, en su mayoría mujeres, relatan la aparición repentina de síntomas idénticos –náuseas, mareos y dolor agudo– mientras estaban de fiesta, y sólo después detectan un pinchazo de aguja en su piel, un punto rojo rodeado de un moratón circular azul.

La situación recuerda a la ola “ataques con agujas” (“needle spiking”) en boliches y bares de Gran Bretaña, reportados a fin del año pasado, que implicaban la aplicación de inyecciones sin el consentimiento de la otra persona, un reemplazo de la ya conocida estrategia de colocar sustancias en las bebidas alcohólicas.

Al volver a casa después de una noche de baile en abril en Nantes, en el oeste de Francia, Eloise Cornut, de 21 años, tuvo una repentina aparición de “sudor frío, náuseas, escalofríos y mareos”. La aprendiz de salón de belleza se sintió mejor al día siguiente, pero una compañera se dio cuenta de que tenía un pinchazo de aguja en la parte posterior del brazo.

“Era un punto rojo con medio centímetro de moretones azules alrededor”, dijo a la AFP.

Cornut, que no bebe ni toma drogas y sólo sale los fines de semana, dijo que rápidamente se dio cuenta de que el ataque con la aguja debió de producirse durante su salida de baile del sábado. Sus compañeros la instaron a presentar una denuncia ante la policía y a hacerse un análisis de sangre.

“Me estresa totalmente”

“Ahora tengo que esperar cinco semanas antes de poder hacerme la prueba del VIH”, dijo. “Eso me estresa totalmente”.

Desde principios de abril, la policía se ha ocupado de unos 60 casos de este tipo denunciados en clubes nocturnos, según una fuente policial, y es probable que el número real sea mucho mayor. La gendarmería, la fuerza policial paramilitar de Francia que actúa principalmente fuera de las grandes ciudades, dijo que no podía dar todavía ninguna cifra a nivel nacional, ya que los datos no habían sido evaluados suficientemente.

En Nantes se han denunciado unos 45 casos desde mediados de febrero, según la fiscalía. También se presentaron denuncias en la ciudad occidental de Rennes y en zonas del sur de Francia, el suroeste, los Alpes franceses y la costa atlántica.

Los análisis de sangre no han revelado la presencia de GHB, conocido como “éxtasis líquido” o “droga de la violación”, una sustancia que los potenciales agresores sexuales mezclan a veces en la bebida de sus víctimas, dijo el fiscal Renaud Gaudeul. Las pruebas de laboratorio tampoco han podido establecer la presencia de ninguna otra sustancia tóxica y no se ha detenido a nadie, indicó a la AFP.

Los expertos advierten, sin embargo, que el GHB desaparece del torrente sanguíneo sin dejar rastro a las pocas horas de ser administrado.

Una fuente policial dijo que los ataques con agujas a veces iban seguidos de una agresión sexual, y a veces no.

Un gran hematoma, un punto rojo

En Roanne, una pintoresca ciudad del valle del Loira, una mujer de 18 años que pidió no ser nombrada estaba celebrando el cumpleaños de una amiga en una discoteca. Cuando acompañó a una amiga al baño, un hombre le tocó el trasero.

“Cuando llegué a casa me miré en el espejo y tenía un gran moratón con un punto rojo en la nalga derecha”, declaró a la AFP.

Más tarde, sus amigas le dijeron que habían notado que un hombre la miraba fijamente en la discoteca “como si estuviera esperando que me pasara algo”.

Los médicos le administraron inmediatamente un tratamiento preventivo contra el VIH y la hepatitis.

La policía de Roanne está investigando el incidente por “violencia premeditada y administración premeditada de una sustancia nociva”.

Se inició una investigación similar a raíz de la denuncia de un joven de 20 años, que informó de un pinchazo de aguja en el hombro en la misma discoteca la misma noche.

El fenómeno se ha extendido a los festivales de música, como el Printemps de Bourges, en el centro de Francia, uno de los mayores encuentros musicales del país. Tras nueve denuncias de asistentes al festival, la policía de esa localidad también ha abierto una investigación sobre “administración de sustancias nocivas”, sin que hasta ahora se haya podido encontrar a ningún culpable ni determinar exactamente qué dispositivos se utilizaban.

“No sabemos si buscamos jeringas o si utilizan simples alfileres”, dijo Agnes Bonjean, jefa de gabinete del prefecto de la región de Cher, donde se encuentra Bourges.

“Me ha dolido mucho”, dijo Noemie, de 23 años, que fue apuñalada “en el muslo, hasta el nervio ciático” durante una noche de fiesta en Beziers (suroeste de Francia) y que fue llevada inmediatamente al hospital por unos amigos tras casi perder el conocimiento.

Enfermo y perverso

El fiscal de Beziers, Raphael Balland, declaró a la AFP que se habían presentado 15 denuncias, 14 de ellas por agresiones ocurridas en una sola noche, del 17 al 18 de abril.

Contactados por la AFP, los fiscales de París indicaron que se habían iniciado seis investigaciones desde la semana pasada en la capital.

Mientras tanto, los propietarios de los clubes nocturnos empiezan a sentir el impacto de los atentados en sus ingresos.

Thierry Fontaine, de la asociación de hostelería UMIH, afirmó que los atentados, “enfermizos y perversos”, están provocando una “histeria” entre los jóvenes, y que también están creando un nuevo problema a los propietarios de locales nocturnos, que siguen sufriendo el impacto de las restricciones de Covid.

Según Fontaine, el propietario de un club nocturno del suroeste de Francia informó de un descenso de los ingresos del 50% el pasado fin de semana, ya que la gente se mantuvo alejada tras dos casos de ataques con agujas.

Agencia AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.