Aumentan los casos de Covid-19 en niños en Estados Unidos, ¿debería preocuparnos a nivel local?

·4  min de lectura
Desde fines de junio hasta mediados de agosto, en los Estados Unidos casi se quintuplicaron las internaciones por Covid-19 de niños y adolescentes
Desde fines de junio hasta mediados de agosto, en los Estados Unidos casi se quintuplicaron las internaciones por Covid-19 de niños y adolescentes

Una ola de hospitalizaciones pediátricas por Covid-19 en los Estados Unidos preocupa a los especialistas y tiene un claro responsable: la variable delta y su gran contagiosidad.

Descubierta por primera vez en la India en el 2020, fue catalogada como “variante de preocupación” por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en mayo de este año y desde entonces pasó a ser la cepa predominante en una decena de países. En la Argentina, ya se registró circulación comunitaria de esa variante, a partir de personas que la contrajeron sin haber viajado al exterior: ¿deberíamos prever entonces que también aumentarán acá las internaciones pediátricas por Covid-19?

Según información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), desde fines de junio hasta mediados de agosto, en los Estados Unidos casi se quintuplicaron las internaciones por Covid-19 de niños y adolescentes. Sin embargo, en el CDC aún no pudieron determinar si la variante delta produce más casos graves o muertes pediátricas, o si simplemente se trata de que hay más niños contagiados.

La emblemática cuadra de Recoleta que con nuevas aperturas gastronómicas busca recuperar su esplendor

Gabriela Einsinck, pediatra, infectóloga y presidente del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría, plantea que en Estados Unidos muchos niños que casi no se movilizaron en el 2020 ahora están yendo a la escuela y volvieron a hacer deporte. Es esperable entonces que a medida que se desplacen más, se contagien más.

“El aumento de los casos de Covid en niños de ese país está relacionado con el porcentaje de personas vacunadas: allá tienen bastante alta la población con una dosis pero no tienen un buen porcentaje de personas vacunadas con dos dosis. Y la variante delta hace más necesario tener dos dosis, de lo contrario la persona queda bastante desprotegida”, explica. Para la especialista, el virus va a ir siempre a las personas que no están vacunadas.

Según el sitio de investigación y estadísticas Our World in Data, en Estados Unidos el 52,3% de la población tiene el esquema de vacunación completo y un 9,3% se vacunó pero aún no lo ha completado.

En el país, el Ministerio de Salud de la Nación anunció hoy que el 50% de la población argentina mayor de 18 años ya completó su esquema de vacunación contra el Covid-19. En términos generales, el 62,5% de la población argentina tiene al menos una dosis y el 36,1% fue inoculado con las dos dosis.

Pandemia de los no vacunados

“Yo no creo que haya nada que se pueda llamar caso pediátrico; lo que está ocurriendo en Estados Unidos es lo que muchos llaman la pandemia de delta o la pandemia de los no vacunados y es la combinación de esas dos cosas lo que le echa fuego a la hoguera del virus”, plantea Ernesto Resnik, biólogo molecular e inmunólogo argentino que trabaja con anticuerpos monoclonales en Estados Unidos.

Según explica, el motivo principal por el que allá se ve más en niños contagiados es porque son principalmente los no vacunados de Estados Unidos. Aunque por supuesto, también hay muchísimos adultos contagiados. “El tema de los niños es motivo de preocupación porque están comenzando las clases en muchos estados, y eso tiene en alerta a padres y autoridades. Pero no creemos que el virus en general ni la variable delta ataque en particular a los niños y jóvenes, si no que se nota más y son más, porque son los no vacunados”, dice.

Einsinck, por su parte, remarca que la cepa delta es mucho más contagiosa —si con la variante Wuhan un infectado contagiaba a dos o tres más, con la delta se contagian seis— pero no es más peligrosa. “No es más virulenta porque no tiene mayor letalidad”, explica.

¿Están alarmados en la Sociedad Argentina de Pediatría con la proyección estadounidense? “No particularmente, porque ya se sabe que más del 80% de los niños evoluciona favorablemente en una o dos semanas de estar infectados de coronavirus y es muy pequeño el porcentaje que requiere internación”, dice Einsinck.

Elena Obieta, médica infectóloga y jefa de servicio de enfermedades transmisibles de la Municipalidad de San Isidro, es menos optimista: “Creo que aún es pronto para saber si la variante delta es más peligrosa o diferente en los pacientes pediátricos. Aun así es probable que tengamos más casos porque la población aún no ha sido vacunada”.

La especialista detalla que puede que los niños no tengan falta de olfato, pero sí fiebre o febrícula, congestión nasal o diarrea. Por ello es importante que siempre se testeen ante el menor síntoma. “Sabemos que las vacunas, que espero alcancen para toda la población pediátrica, son seguras y eficaces para la variante delta”.

Hasta tanto, cree que deben mantenerse absolutamente todos los cuidados tradicionales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.