Aumentan ataques de perros en la Ciudad de México pero la ciudadanía no denuncia

·2  min de lectura

Las cifras son alarmantes. Los ataques de perros en la Ciudad de México han ido en incremento, según los registros del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica de la capital del país.

Tan solo en lo que va del 2022, se han contabilizado 5.665 ataques de canes; esta cifra representa 920 incidencias más que en el mismo periodo pero del año pasado, cuando se registraron 4.745 casos, de enero a julio.

El aumento del 19,4 por ciento está alertando a las autoridades capitalinas y a las organizaciones en defensa de los derechos de los animales.

Según una revisión del diario mexicano Milenio, en 2020, se registaron 199 ciudadanos mexicanos que arribaron a hospitales por una mordedura de perro; mientras que en 2021, se contabilizaron 280. En lo que va de este año, se han informado acerca de 141 incidencias.

Por si fuera poco, los residentes de la Ciudad de México casi no denuncian estos hechos. Tan solo en 2021, los juzgados de la capital recibieron 53 quejas; mientras que en 2022 la cifra aumentó pero no mucho, a 66 acusaciones.

Los residentes que más denuncias han interpuesto ante las autoridades cívicas residen en las alcaldías de Iztapalapa (16), Gustavo A. Madero (11), Xochimilco (9) y Azcapotzalco (7), según el medio de comunicación antes citado.

De acuerdo con los expertos, los perros suelen atacar a humanos por diferentes motivos, los más recurrentes son por miedo; debido a que son territoriales o maternales, es decir, que consideran que sus crían pueden ser amenazadas; mientras juegan; por establecer dominancia; e, inclusive, cuando son redirigidos o motivados por sus dueños.

En años recientes, las autoridades de la Ciudad de México han emitido licencias a establecimientos comerciales para admitir el uso de mascotas en sus instalaciones, también conocidos como espacios ‘pet friendly’. Sin embargo, hay clientes que aseguran que eso ha traído mayor número de problemas, pues los animales atacan sin razón aparente a algunos de ellos.

Al menos en la capital del país, una víctima de mordedura de perro tiene la facultad de pedir auxilio a un oficial de policía y que este active el Protocolo de Bienestar Animal, el cual consiste en resguardar al dueño del perro (si es que tiene) y se haga responsable de los daños causados por su mascota.

Las víctimas de mordeduras pueden ampararse por el Artículo 30 de la Ley de Protección Animal de la Ciudad de México, el cual establece que “los dueños están obligados a resarcir el daño y hacerse responsables de los actos o daños que realicen sus animales de compañía mientras se encuentren en la vía pública”.

Tan solo en México, algunas instituciones aseguran que 57 de cada 100 ciudadanos tienen una mascota, y solo el 30 por ciento de esos animales de compañía tienen un hogar; mientras que el 70 por ciento restante, viven en las calles y, hasta 2019, se habían contabilizado más de 25 millones de animales en desamparo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.