Al menos 30 muertos por ataque ruso con misiles a un edificio de apartamentos en Ucrania

Por Herbert Villarraga

DNIÉPER, Ucrania, 15 ene (Reuters) - El número de muertos por un ataque ruso con misiles a un edificio de apartamentos en la ciudad ucraniana de Dniéper ascendió a 30 el domingo, mientras las esperanzas de los equipos de rescate de encontrar sobrevivientes se desvanecían.

La consejera del gobernador regional, Natalia Babachenko, dijo que hasta el momento se había confirmado la muerte de 30 personas y que más de 30 estaban hospitalizadas, 12 de ellas en estado grave. Entre 30 y 40 personas podrían seguir atrapadas bajo los escombros.

El edificio de Dniéper, ciudad del centro-este de Ucrania, fue parcialmente destruido durante una serie de ataques el sábado, la mayor oleada de incursiones rusas en dos semanas.

Sobre el terreno, los combates seguían centrándose en las localidades de Soledar y Bajmut, en la región oriental del Dombás.

Un grupo de bomberos encontró a una mujer con vida más de 18 horas después del atentado. La llevaron en brazos hasta un lugar seguro. Decenas de residentes, jóvenes y ancianos, observaban horrorizados desde la calle.

Los bomberos recogieron un cadáver y lo sacaron de las ruinas en camilla con ayuda de una grúa.

"Las posibilidades de salvar gente ahora son mínimas", declaró a Reuters el alcalde Borys Filatov. Creo que el número de muertos se contará por decenas".

En una declaración sobre los ataques del sábado, el Ministerio de Defensa ruso no mencionó Dniéper como objetivo específico. "Todos los objetos asignados fueron alcanzados", remarcó.

Los trabajadores de emergencia dijeron más temprano el domingo que habían oído a gente gritar por ayuda bajo los escombros y que estaban aprovechando los momentos de silencio para ayudar a dirigir sus esfuerzos.

El alto mando militar ucraniano afirmó el domingo que Rusia lanzó el sábado tres ataques aéreos, 57 incursiones con misiles y llevó a cabo 69 ataques con sistemas de salvas de cohetes de armamento pesado. Las fuerzas ucranianas derribaron 26 cohetes.

Los ataques del sábado también afectaron infraestructura crítica en Kiev y otros lugares. Las autoridades advirtieron que esto restringiría el suministro eléctrico de la capital y de amplias zonas del país en los próximos días.

Rusia, que invadió Ucrania en febrero, lleva desde octubre bombardeando con misiles y aviones no tripulados la infraestructura energética del país, provocando apagones generalizados e interrupciones en el suministro de calefacción central y agua corriente.

MÁS TANQUES

En su discurso por video de la noche del sábado, el presidente Volodímir Zelenski hizo un nuevo pedido de más armamento a sus aliados occidentales.

El sábado, Reino Unido siguió a Francia y Polonia con promesas de más armas, diciendo que enviaría 14 tanques Challenger 2.

Es probable que Moscú considere el primer envío de tanques de fabricación occidental a Ucrania como una escalada del conflicto. La embajada rusa en Londres dijo que la decisión alargaría la confrontación.

El presidente ruso Vladimir Putin lanzó la invasión el 24 de febrero, alegando que los lazos de Kiev con Occidente amenazaban la seguridad de Rusia. Ucrania y sus aliados la califican de guerra no provocada para apoderarse de territorio.

El conflicto ha dejado miles de muertos, millones de desplazados y convertido muchas ciudades en escombros.

En la región oriental del Dombás -el punto central de la ofensiva rusa para hacerse con más territorio-, las fuerzas ucranianas luchaban por mantener el control de la pequeña ciudad salinera de Soledar.

Serhi Cherevatyi, portavoz del mando del este de Ucrania, declaró a la televisión local que el Ejército ruso había bombardeado la zona de Soledar y Bajmut 234 veces en las últimas 24 horas.

Rusia dijo el viernes que sus fuerzas habían tomado el control de Soledar, que antes de la guerra tenía una población de 10.000 habitantes, en lo que sería un avance menor pero que tendría importancia psicológica tras meses de reveses en el campo de batalla.

Ucrania insistió el sábado en que sus fuerzas estaban luchando por mantener el control de la ciudad, pero los oficiales reconocieron que la situación era difícil, con combates callejeros y el Ejército ruso avanzando desde varias direcciones.

(Reportaje adicional de Lidia Kelly y Dan Peleschuk. Escrito por Lidia Kelly, Dan Peleschuk y Raissa Kasolowsky; Editado en español por Javier Leira)