Aumenta 18% el precio de las garrafas de gas y el GNC podría subir entre 20 y 25%

Sofía Diamante
·4  min de lectura
Garrafa social
Santiago Hafford / LA NACION

La Secretaría de Energía publicó hoy el cronograma de aumentos que tendrá el precio de las garrafas de gas, que se incrementó 18% a partir de hoy y llegará a 21% para el mes de junio.

De esta forma, el gas envasado de 10kg, con IVA incluido, subió de $397 a $469 desde hoy (un alza de $72), y llegará a $481 a partir de junio. A estos precios, hay que sumarle el 5% de apartamento, para determinar el valor final de las distribuidoras.

En paralelo, el Gobierno también aumentó $72 también el subsidio que destina al plan Hogar, que subió de $254 por garrafa a $326 (en junio llegará a $338). Esto implica que el subsidio se incrementa en proporción a la suba del precio del envase de gas. El programa subsidia una garrafa por mes, que aumenta a dos en los meses de invierno.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el martes 6 de abril

Actualmente, alrededor de cinco millones de familias se calefaccionan con garrafa de gas (aproximadamente la mitad de la población), de las cuales 2,3 millones reciben el subsidio del Plan Hogar directo de la Anses. Por mes se venden alrededor de entre seis y siente millones de garrafas, según datos de la Cámara Argentina de Distribuidores de Gas Licuado (Cadigas).

Por el lado del GNC, a partir del próximo mes podría haber un incremento de entre 20 y 25%, según cálculos de la Cámara de Expendedores de GNC. A partir de este año, el precio del gas que se utiliza para el GNC pasará a estar atado al litro de nafta súper promedio de YPF.

Según el arreglo al que llegaron las empresas del sector con las productoras y comercializadoras de GNC, el valor del gas en boca de pozo costará un 13,5% del precio de nafta súper, y se incrementará 0,5 puntos porcentuales cada tres meses, hasta llegar a un 15,5%. Este mecanismo de indexación funcionará así por lo menos en los próximos tres años, que es la duración de los contratos que se firmarán.

Actualmente, el precio del gas para el GNC cuesta $6,13 en promedio. A partir de mayo, este valor pasaría a ser $10,87, si se tiene en cuenta que el litro de nafta súper promedio de YPF en la Ciudad de Buenos Aires es de $80,50. Sin embargo, este valor también aumentará, ya que se espera que la semana que viene haya otro incremento de combustibles.

Para calcular el precio final de GNC –donde además del valor del gas, se le suman los impuestos, los márgenes de rentabilidad y el costo del transporte y la distribución–, en el AMBA, el metro cúbico es de alrededor de $25, mientras que el interior, el valor está cercano a $40. “Es muy difícil saber dónde está el valor real porque en el AMBA hay mucha dispersión de precios”, dice Pedro González, vicepresidente de la Cámara de Expendedores de GNC.

“El verdadero incentivo que ha hecho que el GNC subsista es la diferencia con el precio de la nafta, que un usuario prefiera pagar $30 el metro cúbico de gas y no $90 el litro de nafta. El ahorro es brutal ”, agrega González, que aporta su cálculo: “Por utilizar GNC, ahorro $7 por kilómetro. Una persona que hizo 10.000 kilómetros, ahorró $70.000″.

Los precios del GNC son mucho más baratos que los de los combustibles líquidos, tras los últimos aumentos
Los precios del GNC son mucho más baratos que los de los combustibles líquidos, tras los últimos aumentos


Actualmente el 12% del parque automotor utiliza GNC

Si bien el incremento repercutirá en el costo de los taxistas, en la cámara señalan que el precio subirá muy por debajo de la inflación. “En los últimos 13 meses, aumentamos 20% los valores, menos de la mitad de la inflación”, indicó González. Ahora habría otro aumento similar, pero no compensa el incremento del 100% que tendrá el valor del gas en boca de pozo. Esta suba se da en el merco del Plan Gas que lanzó el Gobierno para recomponer el precio a los productoras y detener la declinación en la oferta de gas.

Enrique Carelli, dueño de GNC Rosario, advierte sobre el nuevo mecanismo de indexación de precios. “Se está cambiando el sistema tradicional de la fijación de precios, que históricamente lo hizo el Estado, por uno que estará atado al valor de la nafta, que no tiene nada que ver con el gas. En los años 90, fijar el valor del GNC era una forma de controlar los niveles de precios de los combustibles líquidos, porque no podían aumentar mucho porque subían las conversiones a gas. Ahora, YPF será el fijador de todos los precios de los combustibles”, indicó.

Además señaló que en los últimos años cayó la cantidad de autos que se convierten a GNC: mientras que en 2006, el 22% del parque automotor de vehículos livianos era GNC, en la actualidad ese porcentaje apenas es de 13%. “Buscan que el GNC cueste la mitad de la nafta súper y esto generará que se siga perdiendo penetración del GNC”, advirtió Carelli.