Aumenta la tensión por la crisis migratoria en la frontera entre Polonia y Bielorrusia

·4  min de lectura
Los migrantes se concentran en la frontera bielorrusa-polaca

Por Kacper Pempel y Joanna Plucinska

SOKOLKA, Polonia, 9 nov (Reuters) - Cientos de inmigrantes acamparon cerca de la frontera de Bielorrusia con Polonia bajo temperaturas gélidas durante la noche, mientras las autoridades polacas se preparaban el martes para nuevos enfrentamientos con quienes intentan cruzar a su territorio.

Miles de personas se congregaron el lunes cerca de la frontera polaca, algunas de ellas utilizando troncos, palas y otros utensilios para intentar derribar la valla fronteriza, lo que intensificó una crisis que dura ya varios meses y que ha provocado llamamientos para que Occidente imponga sanciones más estrictas a Minsk.

Polonia y otros Estados miembros de la Unión Europea acusan a Bielorrusia de animar a personas procedentes de Oriente Próximo, Afganistán y África a cruzar la frontera con la UE, en una maniobra política de venganza por las sanciones impuestas a autoridades bielorrusas por sus abusos de los derechos humanos.

"El régimen bielorruso está atacando la frontera polaca, la UE, de una manera sin parangón", dijo el presidente polaco Andrzej Duda en una conferencia de prensa celebrada en Varsovia.

"Actualmente tenemos un campamento de migrantes bloqueados desde el lado bielorruso. Hay unas 1.000 personas allí, la mayoría hombres jóvenes. Son acciones agresivas que debemos repeler, cumpliendo con nuestras obligaciones como miembro de la Unión Europea".

Un portavoz de los servicios especiales polacos, Stanislaw Zaryn, dijo que el personal de seguridad bielorruso está "realizando disparos vacíos al aire, simulando hechos peligrosos" para desestabilizar aún más la situación en la frontera.

"También sabemos que las autoridades bielorrusas están ayudando a los migrantes a destruir las barreras fronterizas. Vemos cómo les llevan herramientas para cortar cables (...) para destruir la valla", añadió.

El Gobierno del presidente bielorruso Alexander Lukashenko, que cuenta con el apoyo de Rusia, niega haber fabricado la crisis de los migrantes y culpa a Europa y Estados Unidos de la situación de las personas varadas en la frontera.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, visitó la zona a primera hora del martes para mostrar su apoyo a los miles de soldados, policías y guardias fronterizos polacos adicionales desplegados en la zona.

Unas imágenes publicadas por la policía polaca el martes mostraban tiendas de campaña y hogueras encendidas por las personas atrapadas en el lado bielorruso de la valla de alambre de espino. La Guardia de Fronteras polaca dijo que el lunes había registrado 309 intentos de cruzar ilegalmente su frontera, mientras que 17 personas, principalmente de ciudadanía iraquí, habían sido detenidas.

Alrededor de 800 personas están actualmente acampadas en el lado bielorruso de la valla, dijo la Guardia de Fronteras polaca a Reuters. Los servicios especiales de Polonia afirmaron que hasta 12.000 inmigrantes podrían estar actualmente en Bielorrusia.

Las autoridades polacas cerraron un paso fronterizo oficial con Bielorrusia a las 0600 GMT del martes, cerca del lugar por el que miles de personas habían intentado pasar el día anterior.

SANCIONES DE OCCIDENTE

Los Estados miembros de la UE sitúan el origen de la crisis migratoria en las controvertidas elecciones presidenciales de Bielorrusia de 2020, en las que Lukashenko obtuvo un sexto mandato consecutivo, lo que desencadenó protestas callejeras masivas que fueron reprimidas violentamente por las fuerzas de seguridad.

Estados Unidos, la Unión Europea y Reino Unido impusieron entonces sanciones a miembros del Gobierno bielorruso. Acusaron a Lukashenko y a sus fuerzas de seguridad de alentar, y a veces guiar, a los inmigrantes a cruzar la frontera de la UE a través de Polonia y Lituania, en una forma de guerra híbrida en venganza por las sanciones.

El Kremlin elogió el martes lo que llamó el trabajo "responsable" del personal de seguridad bielorruso en la frontera, diciendo que mantiene un contacto estrecho con Minsk sobre la crisis. También pidió a todas las partes que actúen con responsabilidad.

Los grupos humanitarios acusan a al Gobierno nacionalista de Polonia de violar el derecho internacional de asilo al empujar a los migrantes de vuelta a Bielorrusia, en lugar de aceptar sus solicitudes de protección. El Gobierno polaco afirma que sus acciones son legales.

Una encuesta realizada por IBRiS para el diario polaco Rzeczpospolita mostró esta semana que un 55% de la ciudadanía polaca cree apoya la devolución a territorio bielorruso de las personas que cruzan ilegalmente la frontera, mientras que un tercio no está de acuerdo.

Polonia afirma que hasta la fecha se han encontrado siete inmigrantes muertos en su lado de la frontera, mientras que se ha informado de más muertes en Bielorrusia.

El Ministerio de Defensa bielorruso declaró que Polonia violó los acuerdos bilaterales al desplegar más tropas en la frontera, diciendo que el Gobierno polaco no está interesado en soluciones constructivas.

(Reporte de Joanna Plucinska y Pawel Florkiewicz en Varsovia, Matthias Williams en Kiev; redacción de Matthias Wiliams; edición de Gareth Jones; traducción de Darío Fernández)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.