Aumenta la presión para lograr resultados en la cumbre climática de la ONU

·4  min de lectura
Manifestantes hacen sonar una sirena frente a la sede de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cop26) en Glasgow

Por Kate Abnett y Jake Spring

GLASGOW, 12 nov (Reuters) - Se espera que los negociadores de la cumbre del clima de la ONU en Glasgow choquen el viernes en el último día previsto de negociaciones sobre cómo evitar que el calentamiento global sea catastrófico.

Después de casi dos semanas de conversaciones, los casi 200 países representados en la cumbre siguen en desacuerdo sobre una serie de cuestiones que van desde la forma en que las naciones ricas deben compensar a las pobres por los daños causados por las catástrofes climáticas hasta la frecuencia con la que se debe exigir a las naciones que actualicen sus compromisos de emisiones.

"Todavía queda mucho trabajo por hacer", dijo el jueves Alok Sharma, presidente británico de la cumbre COP26, a los periodistas sobre el estado de las negociaciones.

La conferencia COP26 partió con un objetivo central: mantener vivo el objetivo del Acuerdo de París de 2015 de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales y evitar los peores impactos del cambio climático.

Pero según los compromisos actuales de los países para reducir las emisiones en esta década, los investigadores afirman que el mundo alcanzaría niveles de calentamiento global muy superiores a ese límite, desatando subidas catastróficas del nivel del mar, inundaciones y sequías.

Aunque hay pocas esperanzas de que aparezcan nuevas promesas en el último día de conversaciones para salvar esa brecha, los negociadores están tratando de imponer nuevos requisitos que podrían obligar a los países a aumentar sus compromisos en el futuro, con la esperanza de que sea lo suficientemente rápido como para mantener el objetivo de 1,5C a su alcance.

Por ejemplo, un borrador del acuerdo de la COP26 distribuido a principios de esta semana obligaría a los países a mejorar sus objetivos climáticos en 2022, algo que las naciones vulnerables al clima esperan poder reforzar en las revisiones anuales obligatorias para garantizar que el mundo siga por el buen camino.

PROCESO CONSTANTE

"Glasgow debe ser el momento en el que el aumento de la ambición se convierta en un proceso constante en cada COP, y la decisión de la COP de este año debe obligar a crear plataformas anuales de aumento de la ambición hasta 2025 para garantizarlo", afirmó Mohamed Nasheed, portavoz parlamentario y expresidente de las Maldivas y embajador del grupo de 48 países del Foro de Vulnerabilidad Climática.

"Es necesario actuar en esta misma década. El año 2030 parece el borde del precipicio y estamos corriendo hacia él", dijo Nicolás Galarza, viceministro de Medio Ambiente de Colombia.

Un representante de Estados Unidos dijo que la mayor economía del mundo apoyaba el fortalecimiento de las metas para cumplir los objetivos de París, pero no podía apoyar el requisito del acuerdo de la COP26 de revisar anualmente los compromisos.

En la actualidad, los países deben revisar sus compromisos cada cinco años.

Los negociadores también están luchando por el lenguaje sobre la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles en las conclusiones de la COP26, a lo que los países árabes —muchos de ellos grandes productores de combustibles fósiles— han advertido.

El jefe de la política climática de la Unión Europea, Frans Timmermans, dijo el jueves que eliminar ese lenguaje "sería una señal muy, muy mala".

Las cuestiones de financiación siguen planeando sobre las conversaciones, con los países en desarrollo presionando para que haya normas más estrictas que garanticen que los países ricos, cuyas emisiones históricas son en gran parte responsables del calentamiento del planeta, ofrezcan más dinero para ayudar a las naciones más pobres a adaptarse a los impactos climáticos.

Los ministros también intentan finalizar las controvertidas normas que pondrán en práctica el acuerdo de París, lo que exige un acuerdo sobre las prolongadas disputas en materia de mercados de carbono y transparencia.

Un eventual acuerdo final requerirá el consentimiento unánime de los casi 200 países que firmaron el Acuerdo de París de 2015.

El jueves por la noche, los diplomáticos se concentraron en la redacción de los términos técnicos del reglamento de París, mientras que en otras salas de negociación los ministros de sus Gobiernos debatían sobre otros puntos políticos conflictivos

(Reporte de Kate Abnett; edición de Richard Valdmanis y Giles Elgood, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.