Panamá: separan a jefe penitenciario por balacera

PANAMÁ (AP) — El gobierno panameño separó el miércoles del cargo al principal funcionario penitenciario un día después de una balacera entre reos de un mismo grupo pandillero que dejó al menos 15 muertos y 13 heridos en la peor reyerta carcelaria en la historia del país.

El presidente Laurentino Cortizo destituyó al director del Sistema Penitenciario, Walter Hernández. También ordenó la salida del segundo al mando de esa institución y a otros responsables de la custodia policial de la cárcel donde sucedió el enfrentamiento y de otra prisión próxima, al este de la capital.

“Esta es una situación inaceptable y tomaremos las decisiones que sean necesarias”, afirmó.

Las autoridades investigaban las causas que generaron la disputa la tarde del martes en uno de los pabellones de La Joyita y que llevó a los reos a sacar varias armas cortas y fusiles AK-47, lo que terminó con la matanza de 15 de ellos, según informó el Ministerio Público al culminar sus inspecciones y recolección de pruebas en la cárcel el miércoles por la tarde.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que lo “raro” es que la refriega la generaron miembros de una misma pandilla, cuyos principales miembros han sido encarcelados en los últimos tiempos y a la que se le atribuyen delitos de tráfico de drogas y homicidios.

Aunque el problema del pandillerismo en Panamá es menor a la de otros países centroamericanos como El Salvador y Honduras, los expertos dicen que en las últimas décadas proliferaron las bandas dedicadas principalmente al tráfico de drogas y a las que responsabilizan de muchos de los casos de asesinatos en el país, incluso, al estilo del sicariato.

La reyerta corroboró, entre tanto, las fallas del sistema penitenciario para detener el ingreso irregular de armas blancas y de fuego, así como de teléfonos móviles y drogas en las prisiones, admitieron las autoridades.

Cortizo, quien asumió el 1 de julio, pidió a su ministro de Gobernación --a cargo de la política penitenciaria-- y al de Seguridad Pública un informe completo de lo sucedido, en un periodo de dos semanas, así como un plan para evitar que entren armas ilegales a las celdas.

“En estas dos semanas quiero tener las respuestas y acciones que debemos tomar”, señaló a la prensa.

El principal gremio de abogados del país pidió al mandatario que cambie a los ministros de esas carteras por considerar que su desempeño ha sido un “verdadero fracaso”.

El pabellón de la prisión donde sucedió la reyerta albergaba a unos 514 presos. La Joyita está a unos 50 kilómetros al este de la capital y próxima a un centro de detención de menores que el papa Francisco visitó a inicios de año con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud.

Esta es la peor tragedia carcelaria desde un incendio en un centro de detención de menores capitalino que mató a cinco jóvenes en enero de 2011.