Aulas abiertas. Pedido de Cáritas: “La educación hace libres a las personas”

·4  min de lectura
.
DIEGO LIMA

En medio de las tensiones entre la Casa Rosada y la Ciudad por la suspensión de clases presenciales, Cáritas Argentina dio a conocer un comunicado en el que bregó por mantener abiertas las aulas. “La educación hace libres a las personas y es la herramienta fundamental para la inclusión social”, afirmó la organización de la Iglesia Católica que trabaja sobre comunidades excluidas y personas en situaciones de vulnerabilidad.

Mendoza se suma a las provincias que no adhieren a la suspensión de clases

“La pandemia ha dejado en evidencia la gigantesca brecha que existe en la sociedad. Las actuales condiciones de emergencia sanitaria golpearon especialmente la vida cotidiana de los sectores más vulnerables de nuestro país, limitando u obstaculizando aún más el ejercicio de sus derechos y haciendo visible la ausencia de condiciones materiales adecuadas y herramientas de tecnología digital”, inicia el comunicado, que de inmediato expone la situación relevada por Cáritas el julio del año pasado entre las familias que asisten a sus espacios educativos.

  • El 84,1% de las familias presenta dificultades para la conectividad, lo cual limita el acceso de los niños, niñas y adolescentes a las tareas escolares virtuales y al sistema educativo,

  • El 75% se ve en dificultades para obtener vestimenta,

  • El 70,5% tiene grandes dificultades para acceder a la compra de insumos básicos de higiene y bioseguridad,

  • El 52,3% presenta dificultades para adquirir elementos de protección personal (tapabocas),

  • El 40,9% de los encuestados convive con otras problemáticas sociales (consumo o abuso de sustancias, violencia familiar, etc).

“Cáritas considera que la educación es el proceso que hace libres a las personas, sin distinciones , y que quienes acceden a ella se constituyen en agentes de transformación de su propia realidad, porque cuentan con herramientas para cuestionarla, problematizarla e involucrarse para mejorarla. La educación es una herramienta fundamental para la inclusión social y la equidad , que permite entender críticamente la realidad como un proceso donde el futuro no es algo preestablecido, sino algo en continua construcción que depende en gran medida de nosotros”, destaca la organización.

La Iglesia Católica Argentina ya había planteado en febrero su postura en favor de las clases presenciales, al destacar que es “el modo más adecuado para educar”. Lo hizo a través de una declaración que difundió la Comisión Episcopal de Educación de la Conferencia Episcopal Argentina. “Animamos a las autoridades a implementar todo lo necesario para que esto se pueda dar en las mejores condiciones. Lo necesitan los alumnos, los necesitan las familias, lo necesitan los educadores”, destacaron los obispos.

“Sabemos que el año pasado muchos alumnos perdieron la continuidad por carencia de medios tecnológicos, o por condiciones socioeconómicas, entre otras causas”, expresaron, en referencia a “los sectores más vulnerables de la sociedad”, para concluir: Ellos, más que nadie, necesitan de la Escuela, y que no se vea interrumpido su proceso formativo”.

En el comunicado dado a conocer hoy, Cáritas da cuenta de las acciones que realizo su área de Educación, principalmente a través del Plan Emaús, en 20 provincias argentinas, con 186 espacios educativos, que alcanzan a un total de 19.500 asistentes. No solo en el plano didáctico, donde se facilitó apoyo escolar virtual para los casos donde los adultos tienen dificultados para asistir en las tareas escolares de sus hijos y se produjo material didáctico específico, si no también con ayuda alimentaria y becas individuales y familiares.

Coronavirus: quiénes son los gremialistas docentes que presionaron por el cierre de las aulas y el rol de Kicillof

El comunicado se cierra con un apartado sobre “la realidad de la educación en Argentina”, que busca despejar dudas sobre el impacto de la pandemia en el proceso educativo.

  • Desde el 16 de marzo hasta el fin del ciclo 2020, más de 11 millones de estudiantes no regresaron a las aulas y siguieron con lecciones a distancia.

  • A partir de octubre comenzaron las actividades de revinculación y 4,9 millones de alumnos -el 43% del total- fueron habilitados para desarrollar esas actividades, recreativas y de reencuentro al aire libre, que no fueron clases formales.

  • En nueve provincias nunca realizaron un intento por recuperar el vínculo presencial en todo el año.

  • A mediados de año, según información oficial, eran un millón los estudiantes que habían perdido vínculo con la escuela . Esa desconexión redundará en una suba pronunciada de la deserción escolar.

  • Entre junio y noviembre la comunicación diaria entre estudiantes y maestros se redujo 11 puntos porcentuales . Los contactos se volvieron cada vez más esporádicos y las vinculaciones cada 15 días pasaron a ser más frecuentes.

  • Con el paso de los meses, disminuyó en 6,5% la proporción de alumnos que destinaron más de tres horas por día a sus actividades escolares (de 52,2% a 45,7% entre los dos semestres). Aumentó la proporción de estudiantes que no realizó ninguna tarea de la escuela.

  • A nivel nacional, cerca de 1,5 millones de estudiantes de los distintos niveles educativos se verían desvinculados de la escolarización en 2021 , según cálculos de FLACSO (Agustín Claus, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales).