Ante el auge de la variante ómicron, Biden incrementará los exámenes y advertirá a los no vacunados

·2  min de lectura
Imagen de archivo de una mujer sometiéndose a un examen de COVID-19 durante la pandemia de coronavirus en el distrito de Manhattan de la Ciudad de Nueva York

Por Jarrett Renshaw y Ahmed Aboulenein

WASHINGTON, 21 dic (Reuters) - El gobierno del presidente Joe Biden abrirá esta semana centros federales de exámenes para el COVID-19 en la ciudad de Nueva York y comprará 500 millones de pruebas caseras rápidas que los estadounidenses podrán solicitar en línea de forma gratuita a partir de enero, en un intento de hacer frente a la variante ómicron.

Con un tono más severo sobre los riesgos de no vacunarse, Biden expondrá las iniciativas el martes en un discurso con el que pretende persuadir a los estadounidenses para que se protejan de la variante de rápida propagación, dijo un funcionario de alto rango del gobierno.

Las medidas incluyen la activación de unos 1.000 militares para apoyar a los hospitales.

"También señalaremos que si no se está vacunado, se corre un alto riesgo de enfermar. Esta variante es altamente transmisible y los no vacunados tienen ocho veces más probabilidades de ser hospitalizados y 14 veces más probabilidades de morir a causa del COVID", dijo el funcionario.

Los nuevos casos de COVID-19 están aumentando en Estados Unidos en medio de la temporada de viajes navideños, lo que ha llevado a las autoridades locales y federales a decidir hasta dónde llegar para combatir el virus. Las autoridades federales dijeron que ómicron representa ahora el 73% de todos los nuevos casos, frente a menos del 1% a principios de mes.

Las autoridades sanitarias de Texas dijeron el lunes que el estado registró lo que, según ABC News, se cree que es la primera muerte conocida en Estados Unidos relacionada con ómicron.

La variante altamente contagiosa se detectó por primera vez el mes pasado en el sur de África y en Hong Kong, ha dado la vuelta al mundo y se ha registrado en 89 países, informó el sábado la Organización Mundial de la Salud.

Las colas para someterse a los exámenes para detectar el COVID-19 daban la vuelta a la manzana en Nueva York, Washington y otras ciudades de Estados Unidos durante el fin de semana, ya que la gente clamaba por saber si estaba infectada antes de celebrar las fiestas con la familia.

Ante las críticas de que los recursos para realizar las pruebas son insuficientes, Biden anunciará el martes que el gobierno federal comprará 500 millones de pruebas rápidas caseras y las pondrá a disposición de todos los estadounidenses en enero.

Los estadounidenses podrán acceder a un nuevo sitio web para que se las entreguen, pero los funcionarios aún están trabajando en el número de pruebas que puede solicitar un hogar.

Estados Unidos ha registrado casi 51 millones de infecciones y 809.268 muertes relacionadas con el coronavirus desde el inicio de la pandemia, la mayor cantidad de todos los países.

(Reporte de Jarrett Renshaw y Ahmed Aboulenein; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.