Auditoria confirma que pandemia afectó severamente la recaudación

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, julio 1 (EL UNIVERSAL).- La Auditoría Superior de la Ciudad de México confirmó que la pandemia de Covid-19 afectó severamente los ingresos en las arcas del Gobierno capitalino, pues en el 2020, los ingresos totales captados ascendieron a 235 mil 833.5 millones de pesos, 1.3% inferior a la prevista en la Ley de Ingresos, además representó una variación negativa de 8.4%, en términos reales, en comparación al 2019.

Así lo revela el Primer Informe Parcial de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública de la Ciudad de México correspondiente al Ejercicio de 2020, que dicho organismo presentó al Congreso local, donde establece que la captación de los derechos por cuotas de recuperación por servicios médicos fue superior 87.0% (10.8 millones de pesos) a la previsión anual y mayor en 86.4%, en términos reales.

Dicho reporte revela que todo ello fue gracias a la creación del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi), pues a partir del uno de enero de 2020, a los pacientes foráneos afiliados al Seguro Popular, que optaron por continuar recibiendo servicio hospitalario, se les aplicó el tabulador de cobro vigente de acuerdo con su nivel socioeconómico.

De igual forma, se observó un aumentó de 29.6% en el número de personas atendidas con servicios de hospitalización, rubro que mostró un incremento de 90.3% en los ingresos con respecto a lo reportado en el ejercicio fiscal anterior, y que participó con 91.1% del total de los recursos por este derecho en 2019, que se incrementó a 92.9% en 2020.

Además, el auditor destaca en el documento que la situación de menor captación de ingresos fue a consecuencia de la propagación mundial del Covid-19, "que demostró la vulnerabilidad del sistema sanitario y confirmó que el impacto socioeconómico de esta crisis es mayor donde la infraestructura es más frágil y la población más vulnerable", enfatizó.

Al hacer el desglose de las afectaciones, la Auditoria detectó que los ingresos del sector gobierno fueron 3.6% inferiores a la estimación anual, e inferiores en 7.2% en términos reales, respecto a los captados en el año anterior.

Este comportamiento fue tanto en los ingresos locales como en los de origen federal, que no superaron la estimación anual, principalmente por los impuestos, productos y derechos.

Detalla el documento que en materia de impuestos, el monto ascendió a 55 mil 966.1 millones de pesos, monto 7.0% (4,185.1 millones de pesos) menor que el estimado y 7.9% inferior, en términos reales, a lo captado en el ejercicio de 2019.

La variación se integró por el menor ingreso del Impuesto sobre Adquisición de Inmuebles, 19.3% (1,537.0 millones de pesos) respecto de su estimación anual, lo cual se debió a una reducción de 26.3% en el número de operaciones con relación a lo previsto.

No obstante que la recaudación del sector de la construcción durante el tercer trimestre de 2020, propició que los recursos recibidos por este impuesto tuvieran un repunte importante en comparación con los períodos anteriores, no compensó la caída registrada durante el segundo trimestre de 2020.

Por lo que hace al Impuesto Sobre Nóminas (ISN), captación de 525.8 millones de pesos menos respecto de la estimación anual, obedeció a que el número de operaciones creció 2.3% respecto del año anterior; no obstante, el valor promedio por operación disminuyó en 2.4% en términos reales.

Mientras que la recaudación del Impuesto Predial, fue menor en 443.4 millones de pesos con relación a la meta esperada, y fue 11.5% menor, en términos reales, que la observada en 2019.

La recaudación del Impuesto sobre Tenencia o Uso de Vehículos, ascendió a 4,521.4 millones de pesos, inferior en 7.6% (369.3 millones de pesos) a la estimación anual, y 11.9% menor, en términos reales, que la alcanzada en 2019.

De acuerdo con la Cuenta Pública, durante el periodo enero-diciembre la evolución de la recaudación estuvo relacionada con el paro de la producción automotriz y la reducción en las ventas de vehículos al público durante el segundo trimestre del año.

El Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje captó 238.1 millones de pesos, 54.6% inferior, en términos reales, a lo captado en el ejercicio de 2019, por el cierre de actividades no esenciales, que afectó al sector hotelero y los ingresos por ese impuesto, ya que las operaciones bajaron 2.7% frente a lo registrado en el mismo período del año previo.

Aunado a lo anterior, el valor promedio por operación disminuyó en 52.3% respecto de 2019, lo cual es reflejo de que, aunque se continuó pagando el impuesto, la ocupación hotelera fue menor.

Otro concepto que destacó por la reducción de los ingresos registrados, fue el de multas de tránsito, al captar 47.2% (244.0 millones de pesos) respecto a lo previsto, y 54.9% inferior, en términos reales, a lo captado en el ejercicio de 2019, cuya variación fue resultado de la reducción de movilidad y, por el contrario, creció el trabajo en casa.

Es decir, la mayoría de los conceptos registraron variación negativa, donde sobresalen los derechos por el suministro de agua, control vehicular, registro público de la propiedad y de comercio, archivo general de notarías y otros muchos derechos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.