Audios revelan quejas de pilotos por las fallas del Boeing 737 Max antes de la tragedia en Etiopía

El escándalo por las fallas de un sistema de vuelo en los aviones Boeing 737 Max, que se ha revelado fueron la causa de dos letales accidentes recientes en Indonesia y Etiopía, se ha intensificado tras conocerse que pilotos de aerolíneas estadounidenses presentaron quejas sobre los ominosos problemas de ese sistema y que, al parecer, Boeing optó por tomarse las cosas con calma.

Esas quejas, conocidas por audios obtenidos por la televisora CBS News, se formularon semanas después del accidente de un Boeing 737 Max de la compañía Lion Air en Indonesia, sucedido en octubre de 2018, y varios meses antes del desastre de otro avión de ese modelo, de Ethiopian Air, en Etiopía.

Un avión Boeing 737 Max. (AP)

“Merecemos tajantemente saber qué tienen nuestros aviones”, dijo uno de los pilotos.

“No estoy en desacuerdo”, dijo tangencialmente un funcionario de Boeing en respuesta.

Es decir, eso sugiere que había conocimiento amplio en Boeing del problema de su sistema, denominado MACS y diseñado para hacer bajar la nariz del avión en caso de que éste, por razones aerodinámicas-estructurales u otras causas, comenzara a levantar su punta, pero que al fallar sus sensores provocó que esas aeronaves entraran en una caída en picada irreversible.

Pero esos audios también indican que aunque ya se había dado un accidente letal en Boeing optaron por ir poco a poco, tan lentamente que una nueva tragedia por un fallo similar, que habría podido ser prevenida, se desató con la inmensa pérdida de 346 vidas.

De los audios se percibe que los pilotos estadounidenses sentían un gran malestar porque no se les informó sobre ese sistema hasta después del accidente en Indonesia. “Estos tipos ni siquiera sabían del maldito sistema que tenían en los aviones, ni nadie más lo sabía”, se quejó otro piloto ante la realidad de que el sistema defectuoso había sido instalado en los Boeing 737 Max de forma muy poco transparente”.

De acuerdo a CNN, los pilotos desconocían por completo la existencia del MACS, pero reportes preliminares sugieren que se conocía que ese sistema y fallos en sensores clave tuvieron que ver con el accidente. Y antes de colocarlo en esos aviones al parecer Boeing no realizó pruebas en el escenario de que los sensores fallaran y el avión se fuera a picado.

Al final de la discusión con los pilotos Boeing les comunicó que se añadirían mejoras al software del MACS tan pronto como en seis semanas, pero Boeing consideró que no había prisa. “Queremos asegurarnos de que estamos arreglando las cosas correctas”, dijeron en Boeing.

Inclusive, un vicepresidente de Boeing dijo en los audios revelados que “no sé si comprender este sistema habría cambiado el resultado de esto [es decir del accidente de Indonesia]. En el millón de millas en los que ustedes vuelen quizá este avión, quizá una vez van a ver esto [el problema del MACS]. Entonces tratamos de no abrumar a las tripulaciones con información innecesaria para que ellos puedan conocer la información que creemos es importante”.

Sea como sea, lo que sucedió es que se estrelló en Etiopía otro Boeing 737 Max por el mismo fallo, se enlutó a cientos de familias que perdieron a sus seres queridos y, de pasada, Boeing se metió en graves aprietos legales, financieros y tecnológicos.

Por lo pronto, esa empresa aeroespacial ha dejado de recibir pedidos de nuevos aviones.

Duelo por la muerte de una de las tripulantes del avión Boeing 737 Max de Ethiopian Air, un desastre provocado por el fallo de un sistema que, al parecer, Boeing ya había identificado como factor en el choque, meses atrás, de otro avión de ese modelo en Indonesia. (AP)

Y al parecer no es claro cuándo ni cómo se resolverá el fallo del MACS en los Boeing 737 Max, aviones que continúan en tierra. Y en paralelo, dado que se ha señalado a las autoridades de la Administración Federal de Aviación de haber dado a Boeing una excesiva libertad para “autorregularse” en el desarrollo del Boeing 737 Max, esa entidad ha afirmado, según CBS News, que será “hasta que estemos convencidos absolutamente de la seguridad del retorno [de ese modelo de avión] al servicio es que lo haremos”.

Pero se teme que presiones busquen agilizar ese aval y que esos aviones pudiesen volver a volar sin que se hubiese resuelto cabalmente el problema del MACS.

Una decisión punzante pero que, dados los antecedentes, debe ser tomada con severo rigor. Es de esperar que, ahora sí, se tomen el tiempo necesario para arreglar las cosas correctas.