Audiencias del 6 de enero: ¿de qué nos hemos enterado gracias al comité hasta el momento?

·6  min de lectura

Después de una investigación de casi un año, el comité selecto de la Cámara de Representantes encargado de investigar las circunstancias que llevaron al peor ataque contra el Capitolio de EE.UU. desde 1814 está presentando sus hallazgos preliminares al público.

El panel de siete demócratas, junto con los representantes republicanos Liz Cheney y Adam Kinzinger, comenzó a revelar sus descubrimientos en una audiencia televisada en horario de máxima audiencia el 9 de junio.

El lunes, el comité selecto presentó el testimonio grabado en vídeo de Bill Stepien, director de campaña del expresidente Donald Trump, así como de un exeditor de Fox News, un importante abogado electoral del Partido Republicano y dos ex funcionarios gubernamentales republicanos que fueron sujetos de la ira de Donald Trump luego de no estar de acuerdo con sus mentiras sobre la conducción de las elecciones de 2020.

La presentación fue la primera continuación de la audiencia de apertura en horario estelar del panel, durante la cual se mostraron a los espectadores imágenes inéditas de cámaras corporales de la policía, cámaras de seguridad del Capitolio e imágenes filmadas por un documentalista británico, Nick Quested, que pasó los días previos al ataque con varios miembros de la pandilla extremista pro-Trump conocida como Proud Boys.

Estas son algunas de las mayores revelaciones de las dos primeras audiencias.

A Trump se le dijo que no declarara la victoria antes de afirmar que “gané esta elección”

Stepien, cuya presencia en persona planificada para la audiencia fue cancelada después de que su esposa entrara en labor de parto, fue uno de los asistentes de Trump que testificó que le habían dicho al entonces presidente que no declarara la victoria la noche de las elecciones porque muchos estados indecisos todavía estaban en el proceso de contar un número récord de boletas por correo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla durante la noche electoral en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington D. C., a primeras horas del 4 de noviembre de 2020 (AFP via Getty Images)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla durante la noche electoral en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington D. C., a primeras horas del 4 de noviembre de 2020 (AFP via Getty Images)

Otro asistente de campaña de Trump, Jason Miller, también testificó que le había dicho a Trump que era demasiado pronto para decir si había tenido éxito en su intento de reelección como para que él afirmara haber ganado la noche de las elecciones.

Sin embargo, Trump decidió hacerlo de todos modos y les dijo a sus asistentes que iría “en una dirección diferente” a la que le aconsejaron.

Trump declaró la victoria en la noche de las elecciones porque un Rudy Giuliani “aparentemente ebrio” le dijo que lo hiciera

Cheney, la vicepresidenta del comité selecto, sorprendió el lunes cuando dijo que el panel presentaría un testimonio de que Trump “rechazó el consejo de sus expertos de campaña la noche de las elecciones y, en cambio, siguió el curso recomendado por Rudy Giuliani, aparentemente ebrio, para simplemente afirmar que ganó”.

Rudy Giuliani (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Rudy Giuliani (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)

En su declaración grabada en vídeo, Miller dijo que Giuliani estaba “definitivamente intoxicado” cuando habló con Trump a última hora de la noche de las elecciones, y dijo que fue idea del exalcalde de la ciudad de Nueva York que Trump simplemente se declarara ganador de las elecciones de 2020.

“Creo que fue el alcalde Giuliani quien fue y declaró la victoria y dijo que la ganamos por completo. El alcalde Giuliani decía que ganamos, nos la están robando... tenemos que ir a decir que ganamos”, declaró.

Giuliani ha negado que estuviera borracho la noche de las elecciones y afirmó que esa noche solo tomó un sorbo de su bebida preferida, Pepsi dietética.

Altos funcionarios de la administración de Trump tenían una mala opinión sobre Giuliani y sus afirmaciones de fraude

El comité selecto ya había revelado un vídeo del ex fiscal general William Barr en el que calificaba las afirmaciones de fraude electoral promovidas por Trump y sus aliados como “mentiras” durante la sesión inaugural del jueves por la noche, pero Barr fue aún más lejos en extractos reproducidos el lunes, en los que las calificó de “idiotas” y “completos sinsentidos”.

Barr también le dijo al comité selecto que se sintió “desmoralizado” por la insistencia del expresidente en afirmar que su derrota se debió a un fraude porque pensó que Trump se había “desapegado de la realidad si realmente creía en estas cosas”. Agregó que Trump “nunca” mostró “un indicio de interés en cuáles [fueron] los hechos reales”.

El ex fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr, en un vídeo durante su declaración para la audiencia pública del Comité Selecto de la Cámara de Representantes de EE.UU. para investigar el ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos, en el Capitolio en Washington, Estados Unidos, el 9 de junio de 2022. REUTERS/Jonathan Ernst (REUTERS)
El ex fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr, en un vídeo durante su declaración para la audiencia pública del Comité Selecto de la Cámara de Representantes de EE.UU. para investigar el ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos, en el Capitolio en Washington, Estados Unidos, el 9 de junio de 2022. REUTERS/Jonathan Ernst (REUTERS)

Eric Herschmann, el abogado adjunto de la Casa Blanca que contrató Trump después de usarlo como abogado defensor durante su primer juicio político, también testificó sobre haber desestimado las afirmaciones que Giuliani y otro abogado, Sidney Powell, comenzaron a promover después de que quedó claro que Trump había perdido las elecciones.

“Lo que estaban proponiendo pensé que era una locura. La teoría también estaba completamente loca, ¿verdad? Una combinación de italianos, alemanes, diferentes cosas que flotaban en torno a quién estaba involucrado”, relató.

Trump recaudó US$250 millones para un fondo de “integridad electoral” que no existía

Después de que quedó claro que había perdido las elecciones de 2020, la campaña presidencial de Donald Trump dejó de pedir dinero a los donantes.

Pero los correos electrónicos de recaudación de fondos de Trump y los miembros de su familia continuaron bombardeando las bandejas de entrada de todos los que alguna vez asistieron a un mitin de Trump o proporcionaron su dirección de correo electrónico a la campaña.

Poco después de que quedó claro que no sería declarado ganador de las elecciones de 2020, Trump estableció un Comité de Acción Política de Liderazgo conocido como “Save America”. Esta nueva entidad no podría usarse para financiar una campaña presidencial, pero podría usarse para dirigir donaciones a Trump, su familia y sus empresas homónimas.

Los correos electrónicos enviados en los días entre las elecciones y los disturbios imploraron a los seguidores de Trump que hicieran donaciones a un “fondo de integridad electoral” que supuestamente se usaría para financiar la miríada de desafíos legales que su campaña estaba presentando con la esperanza de revertir su derrota.

Según los datos de la Comisión Federal de Elecciones, el impulso de recaudación de fondos fue bastante lucrativo, y generó US$250 millones durante ese período de dos meses.

Pero todas las personas que donaron con la esperanza de financiar los desafíos a las elecciones fueron engañadas porque no existía tal fondo.

Una miembro del comité selecto, la representante de California Zoe Lofgren, lo expresó de esta manera: “Así que no solo fue la gran mentira, también fue la gran estafa”.

Los miembros del Congreso le pidieron indultos a Trump después de los disturbios

Cheney ofreció una pieza clave de información durante su declaración de apertura en la audiencia en horario estelar de la semana pasada.

La republicana de Wyoming dijo a los 20 millones de estadounidenses que miraban en varias cadenas de televisión que un congresista republicano, el representante de Pensilvania Scott Perry, se había acercado a la Casa Blanca en los días posteriores al ataque al Capitolio para presionar a Trump para que le otorgara un indulto presidencial preventivo. Perry ha negado haber pedido un indulto al expresidente.

Tal acción lo habría absuelto de la responsabilidad de cualquier delito del que se le pudiera haber acusado como resultado de su papel al tratar de que Trump reemplazara la dirección del Departamento de Justicia con personas más dóciles a sus mentiras.

Pero Cheney fue aún más lejos en su siguiente declaración, y le dijo a la audiencia que “otros muchos congresistas republicanos” también habían solicitado un indulto a Trump en los últimos días de su presidencia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.