La Audiencia Nacional incluye al exseleccionador Vilda en la investigación por el beso de Rubiales

El seleccionador español durante el partido del Mundial contra Inglaterra en el Estadio Australia, Sídney

MADRID, 27 sep (Reuters) - El juez instructor de la Audiencia Nacional de España ha ampliado el alcance de una investigación por agresión sexual sobre el beso supuestamente no consentido a la jugadora de la selección nacional femenina Jenni Hermoso para incluir a Jorge Vilda, exseleccionador del equipo, informó el tribunal el miércoles.

El juez Francisco de Jorge está investigando si el beso que dio el expresidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) Luis Rubiales durante la ceremonia de entrega de medallas tras la victoria de España en el Mundial el 20 de agosto —y sus presuntos esfuerzos posteriores para presionar a Hermoso para que dijera que fue consentido— constituyen abuso sexual y coacción.

Vilda fue destituido por el presidente en funciones de la RFEF, Pedro Rocha, 10 días después de que la FIFA suspendiera a Rubiales de su cargo. El seleccionador fue muy criticado por aplaudir repetidamente a Rubiales durante una asamblea de emergencia de la RFEF en la que este último arremetió contra el "falso feminismo" y prometió no dimitir.

En un principio, solo Rubiales estaba siendo investigado formalmente, mientras que otros responsables federativos y jugadores fueron citados como testigos.

Sin embargo, ahora De Jorge también ha puesto bajo investigación a Vilda, que fue seleccionador nacional durante el Mundial de Australia y Nueva Zelanda que España ganó por 1-0 a Inglaterra, según un comunicado del tribunal.

El comunicado no daba más detalles. Medios de comunicación españoles han informado que Vilda supuestamente presionó a Hermoso para que hiciera una declaración exculpando a Rubiales. Vilda ha negado esas informaciones.

Además, el juez ha cambiado el estatus de Albert Luque, director de la selección masculina, y Rubén Rivera, jefe de marketing de la federación, de testigos a "investigados".

Tras el polémico beso, la RFEF emitió un comunicado en el que citaba a Hermoso diciendo que el beso fue un "Ha sido un gesto mutuo totalmente espontáneo". Hermoso, sin embargo, ha dicho que no quería ser besada y que se sintió "vulnerable y víctima de una agresión".

Hace dos semanas, de Jorge impuso una orden de alejamiento para impedir que Rubiales se acercara a Hermoso.

Las acciones de Rubiales no solo ensombrecieron el triunfo de la selección en el Mundial, sino que se convirtieron en una bola de nieve de un momento de "Yo también" que se había estado gestando durante años, mientras las jugadoras luchaban por combatir el machismo y alcanzar la paridad con sus compañeros masculinos durante casi una década.

(Reporte de Inti Landauro; Edición de David Latona, Edición de William Maclean; Editado en español por Flora Gómez)