Los atropellos mortales con fuga no dan tregua en Florida

Miami, 30 dic (EFE).- El atropello en Florida de un grupo de niños por un automóvil cuyo conductor se dio a la fuga dejando dos muertos y cuatro heridos evidenció en plenas fiestas navideñas un problema de seguridad vial cada vez más común en EE.UU.: el "hit-and-run", literalmente "choca y escapa", causa de unas 1.500 muertes al año.

El accidente por el que ya está detenido Sean Charles Greer, de 27 años, es uno de los 97.335 casos de "hit-and-run" registrados solo en el "estado del sol" en lo que va de 2021, con un resultado de 21.677 heridos y 271 fallecidos, según datos obtenidos por Efe del Departamento de Seguridad Vial de Florida y Vehículos a Motor (Flhsmv, por sus siglas en inglés), que desarrolla una campaña de concienciación llamada "Permanezca en el lugar".

Durante los últimos años los atropellos y accidentes de tráfico con fuga en el estado de Florida se han ido sucediendo como en un lento goteo.

"Ha habido, sin duda, un gran aumento del número de choques fatales con fuga en los últimos años" que han involucrado principalmente a "conductores ebrios, con licencia de conducir suspendida o que están ilegales" en el país, dijo a Efe Kim Montes, teniente de la Patrulla de Carreteras de Florida (FHP) en la ciudad de Orlando.

Montes subrayó que "abandonar el lugar del accidente fatal es un delito grave de primer grado punible con hasta 30 años de prisión", incluso "si no tiene la culpa del accidente".

Solo entre 2015 y 2020 se registraron en este estado sureño 600.185 casos, en los que 1.298 personas perdieron la vida. En 2020, hubo 92.247 accidentes de tráfico con fuga y 256 muertes, frente a las 217 y 206 contabilizadas en 2019 y 2018, respectivamente, según las estadísticas oficiales.

UNAS 1.500 VIDAS TRUNCADAS AL AÑO

De acuerdo con organizaciones especializadas como Fighting HARD (Hit and Run Driving), en todo el país mueren aproximadamente 1.500 personas cada año en esos accidentes.

La mayoría de las víctimas -seis de cada diez según Fighting HARD- son peatones, ciclistas o motociclistas.

Los niños atropellados y librados a su suerte presuntamente por Greer, que está preso sin derecho a fianza y acusado formalmente de 14 delitos, estaban fuera de la calzada en un estacionamiento en Winton Manors, localidad a unos 50 kilómetros de Miami. El mayor tenía 10 años y el menor tan solo 2.

Cuatro de las víctimas están en un hospital del condado Broward, una de ellas en estado crítico, y dos, una niña de seis años y otra de cinco, sin vida.

En su primera comparecencia ante el juez, este miércoles, Greer, que manejaba un vehículo sin tener licencia en vigor y estaba en libertad vigilada por una condena por robo, protagonizó un altercado al escuchar que no se le iba a conceder el derecho a fianza porque el riesgo de fuga era "alto".

Vestido con un chaleco antisuicidios, el acusado gritó que no podían dejarle preso y trató de abandonar la audiencia, pero los guardias del tribunal le llevaron de nuevo al estrado, donde el juez le ordenó no volver a manejar un vehículo a motor "jamás".

Greer fue localizado por la policía el miércoles, poco después de que los detectives hallaran el auto del siniestro, un Honda Accord Sedan.

Según el reporte policial del accidente de Wilton Manors, el conductor hizo una maniobra peligrosa y veloz de adelantamiento a un autobús público, perdió el control, se salió de la calzada y embistió contra el grupo de niños.

Además, en Miami, ese mismo lunes agentes de la policía arrestaron a George Luis Amparo, de 35 años, acusado de arrollar mortalmente con su coche a un ciclista de 44 años y darse a la fuga.

El pasado 23 de diciembre un menor de 13 años murió al ser atropellado por una camioneta cuando circulaba en su bicicleta por una calle de Orlando, en el centro de Florida, otro caso en que el conductor homicida se dio a la fuga.

El conductor que abandonó el lugar del siniestro sin auxiliar a la víctima fue detenido a 1,6 kilómetros de distancia por agentes de la oficina del alguacil del condado de Orange.

UNA DÉCADA DE AUMENTO CONSTANTE

La Asociación de Automovilistas de Estados Unidos (AAA) alertó en un reciente informe de que "el índice de atropellos o choques mortales con fuga está aumentando" en la nación.

La AAA estima que de 2009 a 2018 los atropellos mortales de peatones en Estados Unidos aumentaron un 53 %, con "el mayor incremento entre 2010 y 2017", de un total de 30 países analizados.

De hecho, según datos enviados a Efe por Michel Marie Haris, directora de comunicaciones de la AAA, un total de 6.374 peatones murieron atropellados por vehículos en 2018, la cifra más alta desde 1990, "coronando una década de aumentos sin precedentes".

Pese a que la ingesta de alcohol está muy relacionada con la muerte total de peatones (uno de cada tres fallecidos entre 2009 y 2018 presentaba niveles por encima del límite legal permitido), en 2018 murieron "casi tantos peatones sobrios como el total en 2009", un dato alarmante para la AAA.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.