Se atrincheran trabajadoras del Museo de Arte Contemporáneo

·4  min de lectura

OAXACA, Oax., enero 29 (EL UNIVERSAL).- Trabajadoras del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) se atrincheraron en una de las oficinas de este recinto cultural para evitar que sea cerrado por la asociación civil que se encarga de su administración, que alega la imposibilidad de seguir costeando sus sueldos por la crisis ha dejado la pandemia de Covid-19.

A través de un comunicado, los trabajadores informaron que la Asociación Civil Amigos del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca decidió cerrar el espacio, decisión ante la cual los empleados tomaron una de las oficinas, a fin de resguardar su centro de trabajo y evitar el cierre del museo.

Este viernes, en conferencia de prensa, los trabajadores informaron que son Cecilia Mingüer Vargas y Laura Cravioto, la directora y la coordinadora de los Servicios Educativos del museo, respectivamente, quienes se mantienen atrincheradas desde ayer en el interior del inmueble.

Explicaron que se trata de "una medida desesperada" que pudiera garantizar el pago de 18 quincenas de salarios caídos, así como la certeza laboral de al menos una veintena de empleados.

Desde una de las ventanas del museo, declararon que el MACO cuenta únicamente con el recurso que la asociación destinaba, mismo que había sido recortado, para absorber solamente exposiciones, dejando fuera salarios, gastos de limpieza, mantenimiento, entre otros.

Los fondos para que el museo sobreviva son destinados a través de la asociación amigos del MACO que preside Rubén Leyva, a quien acusan de querer destituir a la directora y no pagarle a los empleados.

Ayer, apuntaron, el presidente de la asociación le pidió a los trabajadores que abandonaran el museo. Por ello, dijeron, ambas, en representación de los trabajadores decidieron no abandonar el museo.

"Lo más seguro es que si nos salimos, cierren el museo", reiteran. Y señalan que la intención es que el museo quede en poder del gobierno de Oaxaca, lo que pone en peligro el empleo de las personas que han laborado ahí por años.

La situación no ha podido ser llevada a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, pues ante la pandemia, el servicio se ha restringido.

Además de los empleados en nómina, de la actividad del museo dependen curadores, artistas, empleados de la tienda, proveedores, entre otros.

Ayer por la noche, las representantes del museo permanecieron en las instalaciones y denunciaron a través de las redes sociales un intento de desalojo y la presencia de elementos policiales que buscaban desalojar el sitio.

La única propuesta que existe de la asociación, reiteran, es la de cerrar el museo, "lo que para nosotros significa no solo cerrar nuestra fuente de empleo sino dar conclusión abrupta y sin sentido a un proyecto iniciado hace 29 años y que ha sido cuidado por todas las personas involucradas en este maravilloso espacio desde su fundación", detallaron ayer en un comunicado.

El pasado 6 de diciembre, los empleados colocaron una manta en la entrada del museo para informar sobre la situación del mismo.

"Los trabajadores del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca exigimos al consejo directivo de Amigos del Maco, nuestros pagos correspondientes a ocho meses de salario, prestaciones de ley y trato digno", cita el mensaje escrito en la manta que hasta hoy está colgada a la entrada del museo.

Fue en el mes de noviembre que la directora del recinto cultural, Cecilia Mingüer, anunció que el MACO contaba únicamente con el recurso que la asociación destinaba, mismo que había sido recortado, para absorber solamente exposiciones, dejando fuera salarios, gastos de limpieza, mantenimiento, entre otros.

Manifestaron que desde abril del año 2020, los trabajadores dejaron de recibir sus sueldos, "sin ningún acercamiento por parte de los "Amigos del MACO", en quien recae la responsabilidad patronal y a quienes hemos buscado, como trabajadores del museo sin obtener respuestas o propuestas claras".

"Hacemos público nuestro temor de no solo de perder nuestra fuente de trabajo y nuestros sueldos adeudados hasta el momento, sino de sufrir agresiones físicas por parte de las personas que integran la mesa directiva de Amigos del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, A.C. y de la persona con quien llegaron a tratar de violentarnos: Ing. Osvaldo Mendoza Cruz exjefe de la unidad administrativa de la Secretaría de las Culturas y las Artes de Oaxaca (Seculta)", informaron a través de un mensaje.

Poco antes de la medianoche, desde la cuenta oficial del MACO, los trabajadores que permanecen en resguardo destacaron que cambiaron al policía de guardia del museo, "nos ha informado que tiene instrucciones de Rubén Leyva de vigilarnos, nos pidió nombres de quienes estaríamos haciendo guardia en la noche y de las personas que ingresarán a apoyarnos".

"Si nos sucede algo a los trabajadores que estamos haciendo guardia esta noche, responsabilizamos no solo a Rubén Leyva, (también) a Jose Luis Bustamante del Valle, Mayella Audelo Holm, al Ing. Osvaldo Mendoza Cruz y a la Seculta sino también a la PABIC", escribieron.

Poco a poco, las muestras de solidaridad llegaron al museo, pues otras personas intentaron acompañar a los empleados, pero no les permitieron ingresar.

Luego de que se difundieran las acciones de la directora y la coordinadora, a través de redes sociales, miembros de la comunidad artística exigieron que el espacio no sea cerrado. En tanto, las hasta hoy directivas del museo agradecieron las muestras solidarias de quienes les han llevado alimentos durante su estadía en el lugar.