El atraso de una agencia de inmigración recae sobre las oficinas del Congreso

·9  min de lectura
JASON REDMOND/AFP/Getty Images North America/TNS

WASHINGTON— La abogada de inmigración Diana Baurele pasó semanas dando tumbos por la burocracia de una agencia de inmigración estadounidense mientras intentaba renovar los documentos de autorización de trabajo para una trabajadora de atención médica a domicilio.

La agencia había tratado de acelerar automáticamente la tramitación de ese tipo de renovaciones en diciembre, pero el servicio de atención al cliente la envió a un centro de servicio, que le dijo que enviara una carta a otro centro de servicio.

Harta y con su cliente a punto de perder la capacidad de trabajar debido a los retrasos de la agencia en la tramitación, Bauerle hizo lo que miles de personas en una situación similar han hecho cada vez más: le pidió ayuda a un miembro del Congreso.

Las oficinas de los diputados han recibido una creciente pila de solicitudes de ayuda para acelerar sus casos a través de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), la agencia atrasada que gestiona las solicitudes de visados y otros beneficios.

Algunos legisladores afirman que esas consultas relacionadas con la inmigración ahora constituyen el grueso de su trabajo general con los electores. Y la Cámara de Representantes ha propuesto gastar cientos de millones de dólares para enfrentar los retrasos en USCIS, que han perjudicado a los trabajadores inmigrantes, así como a los empleadores que dependen de ellos durante la actual escasez de mano de obra.

Bauerle, quien también es miembro del comité de enlace de asistencia a casos de American Immigration Lawyers Association (AILA), dijo que el grupo le aconseja cada vez más a los abogados de inmigración que acudan al Congreso como último recurso.

Las oficinas del Congreso tienen acceso a canales especiales y contactos directos en USCIS. En el caso del trabajador de salud, la oficina del representante demócrata de Virginia, Gerald E. Connolly, presentó la solicitud para agilizar el permiso de trabajo a finales de enero en virtud de esa nueva política de diciembre. Ocho días después se aprobó la renovación.

"No podría haber ocurrido sin ellos", dijo Bauerle.

Los números crecen

Los legisladores de todo el país y de ambos partidos han escuchado en sus distritos los retrasos de USCIS.

"Esto realmente le está causando dificultades y frustración a los constituyentes", dijo la representante Jan Schakowsky, demócrata de Illinois. "A menudo los constituyentes están llorando por teléfono con mi personal".

Los efectos de los retrasos se describieron durante las entrevistas con representantes de casi una docena de oficinas del Congreso, incluyendo miembros del Congreso de ambos lados del pasillo y sus trabajadores de inmigración en todo el país.

La representante demócrata de Pensilvania, Chrissy Houlahan, dijo que su oficina gestionó unas 29 solicitudes de inmigración relacionadas con USCIS en 2019, su primer año en el cargo. El número se arrastró hasta 122 en 2020, el año en el que USCIS cerró los servicios en persona debido a la propagación de COVID-19.

Y el año pasado, se disparó: la oficina de Houlahan manejó 374 casos relacionados con USCIS, y dijo que están rastreando una cantidad similar este año.

Houlahan dijo que siempre puede contar con algunas personas que plantean cuestiones de inmigración durante cada ayuntamiento en persona que celebra. "Es un punto clave en las conversaciones", dijo Houlahan.

El representante Adriano Espaillat, demócrata de Nueva York, dijo que el trabajo de su oficina en asuntos relacionados con USCIS ha aumentado aproximadamente un 85 por ciento en los últimos cinco años.

Espaillat está incorporando a un nuevo asistente social dedicado a la inmigración para gestionar la carga de trabajo. "La gente me llama por teléfono", dijo. "Allá adonde voy, me detienen por ello".

Una oficina de la Cámara dijo que su trabajo de casos relacionados con USCIS en 2021 fue más del triple de lo que fue en 2020, mientras que otro informó que recibió más de una docena de solicitudes relacionadas con USCIS cada día de los constituyentes.

Y, como el trabajo de casos aumentó, también lo hicieron los tiempos de respuesta de USCIS a las consultas del Congreso, dijeron algunas oficinas.

Un trabajador del representante Salud Carbajal, demócrata de California, dijo que USCIS solía responder a las solicitudes de la oficina dentro de dos a tres semanas, pero ahora las respuestas pueden estirarse hasta seis semanas. Sin embargo, el asistente social añadió que la agencia responderá rápidamente cuando se trate de solicitudes urgentes, de vida o muerte.

"Una nube que se cierne sobre nosotros"

En una carta enviada en febrero, 47 legisladores de la Cámara de Representantes —entre ellos la representante republicana de Florida, María Elvira Salazar— pidieron que se mejorara el Centro de Contacto de USCIS, que se ocupa de las peticiones de servicio al cliente de los solicitantes.

Los clientes que preguntan por el estado de sus casos han experimentado "extensos tiempos de espera, ventanas de devolución de llamadas irrazonables, y están obligados a reiniciar el proceso si su llamada se cae o no son capaces de responder a las llamadas de retorno de USCIS", dijeron los legisladores.

Los legisladores y los asistentes dijeron que la mayoría de los casos relacionados con USCIS que reciben son consultas relacionadas con solicitudes retrasadas de permisos de trabajo, tarjetas verdes basadas en la familia y formas de ayuda humanitaria, como el asilo.

Varios dijeron que escuchan a trabajadores con visas de ocupación especializada H-1B que han solicitado tarjetas verdes pero que temen que sus hijos puedan "envejecer" sus solicitudes antes de que sean aprobadas.

"La gente quiere resolver esos asuntos lo antes posible y, para que se prolonguen a perpetuidad, los deja con ansiedad, y tienen que ir a trabajar todos los días con esa nube colgando sobre ellos", dijo Espaillat. "Creo que eso es horrible".

Y los retrasos pueden repercutir más allá de las familias individuales, dijeron los legisladores y ayudantes.

Los retrasos en la tramitación de los documentos de autorización de empleo, por ejemplo, no solo pueden dejar a las personas sin ingresos, sino que también pueden poner en aprietos a los empleadores estadounidenses cuando tienen que retirar repentinamente a un empleado de la nómina.

El congresista John Rutherford, republicano de Florida y firme defensor de unas medidas de seguridad fronteriza más estrictas, lamentó que los profesionales extranjeros que trabajan en su distrito con visados H-1B, a los que describió como "personas que intentan hacer esto bien", estén perdiendo sus empleos.

"Estamos haciendo lo mejor que podemos", dijo Rutherford. "Puedo decir que hay una tremenda frustración en este momento".

La representante demócrata de Carolina del Norte, Deborah K. Ross, cuyo distrito incluye el llamado Triángulo de Investigación de las principales universidades, subrayó que los retrasos en los permisos de trabajo agravan la escasez de mano de obra existente para las empresas de su distrito.

"Todos los empresarios con los que hablo hablan de que necesitan trabajadores cualificados. Así que ayudar ahí también ayuda a las empresas de mi distrito y a las empresas que vienen al distrito", dijo Ross. "Es una combinación de ayudar a la gente que vive aquí y que quiere quedarse aquí —o que sus familias se queden aquí— y de ayudar a las empresas que necesitan a estos trabajadores altamente cualificados para quedarse".

Acelerando

Para algunas oficinas, los aumentos en el trabajo de casos relacionados con la inmigración comenzaron durante la administración de Trump, que emitió políticas para aumentar el escrutinio en las solicitudes de visa. Eso ralentizó la tramitación, que se frenó aún más durante la pandemia, cuando USCIS cerró los servicios en persona durante varios meses en 2020.

Enfrentando dificultades financieras, la agencia también implementó una congelación de la contratación, dejándola con poco personal para manejar los crecientes atrasos de visas.

En una audiencia del Congreso en abril respecto a la solicitud de presupuesto de la administración Biden para USCIS, la representante republicana de Iowa, Ashley Hinson, le expresó su frustración al director de USCIS, Ur Jaddou.

"¿Qué medidas se están tomando para mejorar el servicio al cliente para aquellos que han seguido las reglas, están viviendo y trabajando legalmente en Iowa y necesitan acceder a esos servicios de tramitación?", dijo Hinson.

Jaddou se ha comprometido a hacer de la solución de los atrasos en materia de inmigración una de sus principales prioridades.

Matthew D. Bourke, un portavoz de USCIS, señaló una serie de esfuerzos que la agencia ha hecho en los últimos meses para acortar los tiempos de procesamiento, incluyendo el establecimiento de objetivos internos y la ampliación de los servicios de procesamiento rápido.

En mayo, USCIS publicó una norma para ampliar automáticamente los permisos de trabajo de algunas personas hasta 540 días, frente a los 180 días anteriores, para darle a la agencia más tiempo para trabajar en los casos sin forzar a los trabajadores existentes a abandonar sus puestos de trabajo.

La agencia también está trabajando para cubrir el 95 por ciento de las vacantes actuales para finales de este año, dijo Bourke.

"USCIS sigue comprometido a aumentar el acceso a los beneficios de inmigración elegibles, derribando las barreras en el sistema de inmigración y manteniendo la promesa de Estados Unidos como una nación de bienvenida y de posibilidad con justicia, integridad y respeto para todos los que servimos", dijo Bourke.

Algunos miembros del personal del Congreso dicen que han visto una mejora en los últimos meses. El asistente demócrata de la Cámara de Representantes, cuyo trabajo de inmigración se triplicó el año pasado, dijo que la reciente política de USCIS que permite las extensiones automáticas ha reducido la cantidad de solicitudes de permisos de trabajo que recibe la oficina.

El empleado también dijo que la agencia comenzó a responder a las consultas del Congreso más rápidamente a partir de principios de la primavera de este año.

"Puede que sigamos recibiendo un mayor número de llamadas de los electores en cuanto a cuestiones de inmigración, pero, al menos de esta manera, no es como si estuviéramos esperando tres o cuatro meses para obtener realmente una respuesta para ellos", dijo el ayudante.

Mientras tanto, los legisladores y el personal del Congreso se comprometieron a seguir presionando a la agencia para que acelere los tiempos de tramitación. Los demócratas de la Cámara de Representantes propusieron darle a USCIS, que tradicionalmente se ha financiado principalmente con las tasas de solicitud, 683.3 millones de dólares en el año fiscal 2023, un aumento de 273.8 millones de dólares sobre los niveles actuales.

"Por supuesto, nos gustaría que USCIS se encargara de todo", dijo Ross. "Pero vamos a convertir cualquier tendencia en el trabajo de casos en una oportunidad para efectuar políticas públicas".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.