Esto es lo que atrasar los relojes puede hacer a tu salud

·5  min de lectura
 (Getty Images/iStockphoto)
(Getty Images/iStockphoto)

El 31 de octubre, a las 2 de la madrugada, se retrasaron los relojes en el Reino Unido, lo que indica que el invierno se acerca y los días se acortan.

Aunque el día en que se retrasan los relojes se considera a veces como el “bueno”, ya que la gente tiene una hora más en la cama, el sistema de cambiar los relojes dos veces al año puede ser controvertido.

En 2019, el Parlamento Europeo votó a favor de eliminar el cambio de relojes después de que un estudio revelara que el 84 por ciento de los habitantes de los países que participan en el horario de verano desearían que se suspendiera.

Sin embargo, una encuesta de YouGov descubrió que la mayoría de los británicos estaban marginalmente a favor de mantenerlo, 44 por ciento votó por mantener el sistema actual y un 39 por ciento votó por eliminarlo.

El cambio de hora también suscita cierta preocupación por la salud, ya que algunos estudios han demostrado que altera los ciclos naturales de sueño del organismo, lo que puede afectar a la salud física y mental.

¿Cuál es el impacto del retraso de los relojes en nuestra salud?

¿Cómo afecta el cambio de reloj a la salud física?

Según la Clínica Mayo, el cerebro humano tiene un reloj biológico, también conocido como ritmo circadiano, que funciona en un ciclo de 24 horas.

Tanto si se gana una hora más como si se pierde una hora de sueño, esto provoca una alteración del ciclo de sueño y puede ser difícil para algunas personas volver a ajustarse a un horario normal. El sueño perturbado también podría conducir potencialmente a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Un estudio realizado en 2019 por investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard y del Hospital General de Massachusetts examinó el impacto de la falta de sueño en las enfermedades cardíacas en ratones. Encontró que, después de 16 semanas, los ratones que tenían sus ciclos de sueño interrumpidos desarrollaron placas arteriales más grandes en comparación con los ratones con patrones de sueño normales.

Los ratones con deficiencias de sueño también tenían el doble de nivel de ciertos glóbulos blancos en su circulación, y menores cantidades de hipocretina, una hormona que desempeña un papel clave en la regulación de los estados de sueño y vigilia.

“Esta parece ser la demostración más directa hasta la fecha de las conexiones moleculares que vinculan los factores de riesgo sanguíneo y cardiovascular con la salud del sueño”, afirmó el Dr. Michael Twery, director del Centro Nacional de Investigación de Trastornos del Sueño del Instituto Nacional del Corazón, de la Alimentación y la Sangre de Estados Unidos.

Perder una hora de sueño durante el cambio de hora en primavera se ha relacionado con un aumento de los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares. En EE.UU., los hospitales reportan un aumento del 24 por ciento de las visitas por infarto cada año el lunes siguiente al adelanto del reloj.

Las investigaciones también han demostrado un aumento de los accidentes automovilísticos cuando los autos retroceden en los meses más fríos, a medida que los conductores se adaptan al cambio de hora.

Según datos de la aseguradora Zurich, los conductores tienen más probabilidades de sufrir un accidente entre las 16:00 y las 19:00 horas de noviembre, ya que las noches se oscurecen antes. Tras el cambio de hora, la compañía observó un aumento de entre el 10 y el 15 por ciento en el volumen de accidentes durante ese periodo en comparación con el resto del día.

¿Cómo afecta el cambio de reloj a la salud mental?

Cuando se retrasan los relojes en otoño, tenemos una hora más de luz por las mañanas; sin embargo, esto solo dura un par de semanas antes de que los días se acorten y el amanecer sea cada vez más tardío.

El día más corto del año, el 21 de diciembre, el Reino Unido disfruta de menos de ocho horas de luz solar.

El aumento de las horas de oscuridad puede provocar en algunas personas un estado de ánimo bajo y depresión, así como fatiga, dolor muscular y debilitamiento de los huesos debido a la falta de vitamina D por la exposición a la luz solar.

Algunas personas también experimentan TAE (trastorno afectivo estacional) como consecuencia de la reducción de los días. Según el NHS, los síntomas del TAE incluyen un estado de ánimo bajo y persistente, pérdida de placer o interés por las actividades cotidianas normales, irritabilidad, sentimientos de desesperación o culpa, y dormir más de lo normal.

El servicio de salud afirma que la falta de luz solar puede impedir que una parte del cerebro llamada hipotálamo funcione correctamente, lo que puede afectar a la producción de melatonina (una hormona del sueño) y serotonina (una hormona del estado de ánimo), así como al ritmo circadiano del cuerpo.

¿Cómo me adapto al retraso de los relojes?

Los relojes ya se han retrasado, pero hay algunas cosas prácticas que se pueden hacer para ayudar a la adaptación si se es sensible al cambio de hora.

En un artículo del blog, Dave Gibson, fundador de The Sleep Site, destaca la importancia de practicar una buena higiene del sueño.

La higiene del sueño se refiere a las rutinas diarias y a un entorno de dormitorio que promueva un sueño constante e ininterrumpido.

Gibson escribe que hacer ejercicio por la mañana puede ayudar a las personas a conciliar el sueño más fácilmente por la noche, y hacer cosas que ayuden a relajarse por la noche también es beneficioso.

“Tal vez consiga que su cuerpo se relaje dándose un baño con lavanda, o haciendo algunos estiramientos o yoga”, dice. “Por último, para ayudar al cerebro a relajarse, bajar la intensidad de las luces y leer un libro, en lugar de ver la televisión, son métodos de relajación probados”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.