"Sin ATP no hay libros": el reclamo de escritores, editores y libreros, de los dos lados de la grieta

Daniel Gigena
·3  min de lectura

Ante la falta de respuesta del Gobierno respecto de la continuidad del programa de ATP para talleres gráficos, librerías y editoriales durante noviembre y diciembre, varias instituciones iniciaron una campaña en redes sociales con el hashtag #SinATPNohayLibros, que cuenta con el apoyo de escritores y referentes culturales. Entre muchos otros, la Fundación El Libro anticipó que participarán con videos y mensajes Guillermo Saccomanno, Florencia Etcheves, Horacio González, Luciano Olivera, Marcelo Birmajer, Fernanda García Lao, Florencia Canale, Eugenia Zicavo, Mario Méndez, Antonio Las Heras y Franco Vaccarini.

La iniciativa tiene un lema dramático: "Para seguir respirando, pedimos que el Estado no quite la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción a gráficos, editoriales, distribuidoras y librerías" y está auspiciada por la Fundación El Libro (FEL), la Cámara Argentina del Libro, la Cámara Argentina de Publicaciones, la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), la Federación Argentina de Librerías, Papelerías y Actividades Afines, la Federación Argentina de la Industria Gráfica y Afines y el sector de libros y revistas de la Cámara Española de Comercio de la República Argentina. Si bien el impacto económico de la pandemia en el sector editorial aún no ha sido cuantificado, se estima que será peor que el que causó la crisis de 2002, y que la recuperación será más lenta.

Estiman que el impacto económico de la pandemia será peor que el que causó la crisis de 2002
Fuente: Archivo

A cambio del programa ATP, el Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas, ofreció al sector una serie de "créditos blandos", con tasas subsidiadas. El ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, declaró a LA NACION que el organismo que coordina había invertido 3000 millones de pesos en 2020 a través del Plan Federal de Cultura, que incluye programas como Puntos de Cultura (para el sostenimiento de espacios culturales, como las librerías), Fondo Desarrollar y Fortalecer Cultura. El monto total invertido en el sector editorial por el Ministerio de Cultura hasta noviembre alcanzó los 103.501.038 de pesos.

Por su parte, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, acompañó la apertura de las librerías durante abril, impulsó la creación de la Red de Librerías Independientes, ofreció créditos del Banco Ciudad, estableció un acuerdo de entrega gratuita de ejemplares con los organizadores de la Feria de Editores (que se hizo de forma virtual) y a varias librerías no les cobró ABL por algunos meses. En la ciudad se concentra un gran número de talleres gráficos, editoriales y librerías.

El presidente de la SADE, Alejandro Vaccaro transmitió la preocupación del sector del libro por la suspensión del ATP, que permite hacer frente a los sueldos de los trabajadores de la industria gráfica y editorial. "Llevamos ya muchos años con una fuerte caída en la producción y venta de libros, lo cual nos afecta doblemente, no solo desde el punto de vista comercial sino también cultural -dijo-. Es muy importante que el Gobierno haga un esfuerzo y restituya el programa ATP a todos los integrantes de la cadena de la industria del libro".

Por su parte, el director institucional y cultural de la FEL, el escritor Oche Califa, indicó que lo que ocurra en estos últimos meses son claves para saber cómo se desenvolverá la industria en 2021. "Si queremos tener una cultura diversa, un mercado librero dinámico y una proyección al exterior no podemos dejar librado el escenario al sálvese quien pueda -aseguró-. Porque la mayoría no se salvará o saldrá a duras penas a mostrar lo que produce o comercializa. Y eso será fatal para la riqueza que nos caracteriza".