Son atletas, vieron cómo le robaron a una chica y salieron a correr al ladrón: “Lo alcanzamos y entregó el celular”

Vieron cómo le robaron a una chica y atraparon al ladrón.
Vieron cómo le robaron a una chica y atraparon al ladrón. - Créditos: @Instagram: nico_melga / sebaoriani

“¡Mi teléfono! ¡Mi teléfono!”, fueron los gritos que alertaron a Sebastián Oriani y Nicolás Melgarejo, mientras realizaban su entrenamiento semanal. Ambos son corredores de atletismo de alto rendimiento y frecuentan los lagos de Palermo durante su preparación física. Pero en la tarde de este martes un suceso los interrumpió y los deportistas no dudaron en intervenir. “Por desgracia, pasa todo el tiempo”, se lamentaron en diálogo con LA NACION.

La fuerte advertencia de Luis Novaresio a Hugo Tomei, el abogado de los acusados del crimen de Fernando Báez Sosa

“Entre la gente que entrenaba, como ocurre normalmente, escuchamos los gritos de una chica. Vimos que pasaba un hombre corriendo, con remera amarilla y una mochila, que llevaba un teléfono en la mano. Unos metros detrás de él, la joven lo intentaba alcanzar, pero era imposible porque el delincuente corría muy rápido”, describieron los amigos y compañeros de la Agrupación Atlética Los Ñandúes, de la que son miembros desde hace cuatro y 15 años. El suceso ocurrió sobre las 19 horas de este martes, en la calle Alsina cerca del campo de Golf que se encuentra en los lagos del barrio porteño de Palermo.

Nicolás y Sebastián ayudaron a una joven que denunció un robo.
Nicolás y Sebastián ayudaron a una joven que denunció un robo. - Créditos: @Instagram: sebaoriani

Los dos atletas no dudaron un segundo en ir tras el hombre, a modo de lo que denominaron un acto de “justicia propia”. “Comenzamos a correr mientras le gritábamos al delincuente. En medio, se sumaron dos chicos más para perseguirlo, pero a los 100 metros le fallaron las piernas”, relataron. Y siguieron: “Intentó saltar una reja en la estación de tren de Lisandro de La Torre y quedó rodeado por nosotros, que lo alcanzamos y entregó el celular a uno de los chicos que se sumó a nuestra corrida”.

Su constante entrenamiento los ayudó a mantener la carrera. “Nos sorprendió la velocidad a la que iba, pero es clásico en estos delincuentes que no tengan resistencia para sostenerlo en una distancia mayor”, destacaron. Además, Nicolás y Sebastián observaron que, a excepción de los dos jóvenes que se sumaron a la persecución, “nadie hizo nada”. “Entendemos que, por temor lógico, toda la gente que había se quedara quieta. Pero lo más sorprendente fue que los guardias de seguridad de la estación de tren miraron para otro lado y no salieron a socorrer”, subrayaron.

“Salvadores”

Cuando la joven llegó a la estación de tren, se encontraba muy alterada. “Estaba muy asustada y agradecida, por lo cual uno de los chicos que se sumó a la corrida se ofreció a acompañarla hasta su casa”, relataron. En cuanto al hombre que le robó el teléfono, logró escapar. “No había nadie de seguridad que interviniera”, apuntó Nicolás.

Nicolás lleva 15 años en el Atletismo y Sebastián, 8.
Nicolás lleva 15 años en el Atletismo y Sebastián, 8. - Créditos: @Instagram: nico_melga / sebaoriani

Nicolás, que trabaja en una droguería de productos oncológicos, y Sebastián, que es product owner en una empresa y músico, no esperaban que la noticia se viralizara tan rápidamente y tuviera tanto alcance. “Me sorprendió, pero entiendo que es de interés lo que pasó. Quizá por esa necesidad de justicia propia”, apuntó Oriani. Melgarejo agregó: “Es un hecho que, por desgracia, pasa todo el tiempo. Pero salió a la luz y con las redes sociales se hizo más viral. Y, ante tanta injusticia, se hizo más llamativa”.

En tanto, los usuarios de las redes sociales aplaudieron el gesto de los deportistas. “Lo escuché recién por televisión. Muchas gracias, ñandúes salvadores”, apuntó uno. “Ni Usain Bolt hubiera hecho lo que ustedes”, destacó otro. “Impresionante. Ojalá más gente pueda ayudar y que menos gente haga el mal. Los admiro”, señaló un tercero.