Saúl: 340 partidos, el gol al Bayern y la inflexión del derbi

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Madrid, 31 ago (EFE).- Después de nueve años, 340 partidos oficiales, 283 de titular, un total de 25.931 minutos en sus piernas a las órdenes de Diego Simeone, 43 goles y 17 asistencias, desde su debut en la Liga Europa 2011-12 frente al Besiktas en el estadio Vicente Calderón, el 8 de marzo de 2012, con tan solo 17 años, Saúl Ñíguez sale del club de su vida, desde que aterrizó en él en 2007, como cadete, ahora rumbo a una nueva aventura, al Chelsea, inconformista ante el papel menos principal que ahora intuía.

Para siempre le quedará, por ejemplo, el gol al Bayern Múnich, aquella jugada maravillosa con la que regateó y desbordó a un jugador detrás de otro para marcar el 1-0 en las semifinales de la Liga de Campeones. "Se da una vez en la vida: coger un balón en el campo, regatear a cinco jugadores y meterlo", rememoró.

Y cientos de vivencias, amigos, éxitos y capitanía en el Atlético de Madrid, con el que ha sido campeón de seis títulos. Los dos primeros, porque, aún en el filial, participó con el primer equipo (la Liga Europa de 2011-12 y la Copa del Rey de 2012-13); los cuatro restantes como un protagonista principal e indispensable, de la Liga 2020-21, de la Liga Europa 2017-18, de la Supercopa de Europa de 2018 y de la Supercopa de España de 2014, con sólo 20 años.

Ahora, Saúl y el Atlético separan sus caminos anticipadamente, ligados como estaban a un contrato hasta 2026 -firmado por nueve años en 2017, algo tremendamente extraordinario en el fútbol-, con la transcendencia del centrocampista durante un lustro y como un titular fijo hasta el pasado 12 de diciembre. Un punto de inflexión.

Indiscutible desde que se afianzó en el once de Diego Simeone en 2015-16, cuando se consolidó como un hombre fijo, prácticamente imprescindible, aquel día cambió su estatus; además en un derbi contra el Real Madrid, fuera del once por decisión técnica tras mucho, mucho, tiempo en el esquema del preparador argentino.

En concreto, la última vez que fue suplente sin mediar lesión o rotación por descanso había sido el 25 de noviembre de 2015, en el triunfo por 2-0 contra el Galatasaray en la fase de grupos de la Liga de Campeones en el Vicente Calderón. Al partido siguiente, ante el Espanyol, se transformó en un titular absoluto para Simeone, con la dificultad que tiene eso, más aún en cinco años consecutivos.

DE TITULAR INAMOVIBLE A SUPLENTE INTERMITENTE

Porque Saúl, al que le costó año y medio hacerse con ese rol, a su vuelta de su cesión al Rayo Vallecano para lograr un sitio en la primera plantilla del Atlético en el verano de 2014, aunque fue titular nada más volver, por ejemplo, en la Supercopa de España ante el Real Madrid ("Estaba hablado que yo me iba a ir otro año cedido, y al final por mi trabajo diario conseguí cambiar la opinión del míster", recordó), fue el más titular de todos, junto a Koke o Jan Oblak, desde 2015-16, tan insustituible o más en el once que cualquiera de ambos capitanes o cualquiera de las estrellas.

Los datos lo describen con rotundidad: desde aquel citado duelo contra el Galatasaray en 2015-16 hasta la suplencia en el derbi del pasado 12 de diciembre, Saúl estuvo disponible en 254 partidos para Simeone, de los que salió de inicio en 239 de ellos. Todas las suplencias en ese tramo respondieron siempre a cuestión de descanso.

De pronto, no sólo no fue titular en un partido de la dimensión del derbi, entonces la prueba de fuego para el liderato del Atlético, sino que tampoco lo fue después, aunque su equipo cayó por 2-0 en el estadio Alfredo Di Stéfano de Valdebebas, ni contra el Elche ni contra la Real Sociedad ni contra el Getafe ni contra el Alavés ni contra el Sevilla, en seis encuentros consecutivos, a raíz de la irrupción entonces de Thomas Lemar, recuperado para la causa.

17 PARTIDOS COMPLETOS DE 41 DISPUTADOS EN LA ÚLTIMA TEMPORADA

No sólo eso, sino que pasó de jugarlo casi todo -era extraño que lo cambiaran en el transcurso de algún encuentro y solía actuar prácticamente todos los choques completos- a nada más disputar enteros 17 de los 41 duelos de la pasada temporada, de los que partió desde el principio en 31, su cuota más baja desde 2014-15.

Un indicio al principio y una confirmación después de que Saúl ya no era el titular fijo de Simeone, fuera del once tipo del técnico que lideraba el campeonato, sin sitio en la alineación inicial ni como medio centro ni como interior ni como extremo ni como media punta ni como lateral ni como carrilero izquierdo, algunas de las tantas posiciones en las que ha jugado el ilicitano. En esta última ha disputado los tres duelos de este curso, dos como titular.

"Como en todos los trabajos que tenemos en nuestra vida, primero el que tiene que tener la decisión y la fortaleza para querer salir de las dificultades es uno mismo. Y Saúl la tiene. Saúl trabaja, se esfuerza, compite, sabe que estaba en un momento que está jugando Lemar, que lo está haciendo muy bien, y compite para volver a tener su lugar", expresaba Simeone de aquella situación el pasado enero.

"Es un chico que le ha tocado vivir la mayoría de cosas muy buenas en el fútbol. Y en el fútbol hay veces que te toca vivir situaciones como le está tocando vivir. Empieza a asomarse y salir, sin bajar los brazos. No hay ayuda. La ayuda es de uno mismo. Y Saúl se está ayudando él mismo", remarcó por aquellas fechas Simeone.

Después, entre algunas lesiones -entre ellas Thomas Lemar o Héctor Herrera-, Saúl resurgió en el once, ya no tan intocable, ya siendo alguno de los cambios, algo impensable no hace mucho. "Es importante desde todos los lugares que hablemos, desde el vestuario, el grupo, titular... Ha jugado en mil posiciones con nosotros", decía el técnico cuando su 'todocampista' necesitaba más minutos, cuando ya no era el titular que fue, ni tan indiscutible ni tan importante, prescindible incluso; inimaginable hace dos temporadas, como su salida del club de su vida hacia el Chelsea.

-- LOS NÚMEROS DE SÁUL CON EL ATLÉTICO DE MADRID:

=================================================

- Partidos jugados: 340 (3, en 2021-22; 41, en 2020-21; 47, en 2019-20; 45, en 2018-19; 56, en 2017-18; 53, en 2016-17; 48, en 2015-16; 35, en 2014-15; 9, en 2012-13; y 1 2011-12).

- Partidos titular: 283 (2, en 2021-22; 31, en 2020-21; 47, en 2019-20; 43, en 2018-19; 53, en 2017-18; 47, en 2016-17; 40, en 2015-16; 19, en 2014-15; y 1, en 2012-13)

- Goles: 43 (2, en 2020-21; 7, en 2019-20; 6, en 2018-19; 6, en 2017-18; 9, en 2016-17; 9, en 2015-16; y 4, en 2014-15.

- Títulos: 6 (1 Liga en 2020-21, 1 Copa del Rey en 2012-13, 2 Ligas Europa en 2011-12 y 2017-18, 1 Supercopa de España en 2014 y 1 Supercopa de Europa en 2018).

Iñaki Dufour

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.