Apenas aterrizó en Canadá, Harry les declaró la guerra a los paparazzi

LA NACION

LONDRES.- Horas después de aterrizar en Vancouver, Canadá, donde espera comenzar una nueva vida con su esposa, Meghan, y su hijo, Archie, el príncipe Harry les declaró la guerra a los paparazzi. Según una fuente del Palacio de Buckingham, "el equipo legal de los Sussex envió un aviso legal a varios diarios, cadenas televisivas y agencias de noticias de Gran Bretaña, acerca del uso de fotos de agencias de paparazzi".

El incidente que provocó el enojo de la pareja fue la publicación de fotos de Meghan paseando en un parque en Canadá con su hijo en brazos por parte de medios sensacionalistas británicos, incluido The Sun, el diario más leído de Gran Bretaña.

El año pasado, Harry dijo que sentía que su esposa estaba recibiendo el mismo tipo de bullying que décadas atrás había sufrido su madre, la princesa Diana, que murió en 1997 en un accidente automovilístico mientras trataba de escapar de los paparazzi.

Según la BBC, no es el primer conflicto legal entre los Sussex y la prensa británica. En octubre, la duquesa demandó al diario The Mail on Sunday por su "incesante propaganda", luego de que publicó fragmentos seleccionados de una carta privada que ella había enviado a su padre, Thomas Markle.

Días después, Harry confirmó que iniciaría acciones legales contra The Sun, News of the World y The Daily Mirror por presuntas escuchas telefónicas. La pareja también recibió dinero en concepto de daños ocasionados de una agencia de noticias que había tomado fotos aéreas de su casa en Cotswolds, Inglaterra, y los había obligado a mudarse.

La nueva residencia de Harry y Meghan en Canadá. (Photo by Mark GOODNOW / AFP) (Photo by MARK GOODNOW/AFP via Getty Images)

Harry y Meghan se reencontraron ayer en Vancouver, luego de 10 días que el príncipe pasó negociando con su abuela, la reina Isabel II, cuáles serían los términos del "divorcio" de la pareja y la familia real. El acuerdo entraría en vigor en abril de este año.

Lo que se decidió es que la pareja dejará de usar sus títulos reales, renunciará al dinero que recibía del erario público y devolverá el monto utilizado para remodelar su casa en Windsor. A cambio, Harry y Meghan son libres de abandonar sus funciones como miembros de la realeza y forjar vidas independientes. El príncipe Carlos, padre de Harry y heredero al trono, seguirá apoyando financieramente -de forma privada- a su hijo y su nuera.

Aún resta, sin embargo, resolver ciertos detalles. No se sabe si la pareja podrá seguir utilizando el título "Sussex Royal" (realeza de Sussex) en su sitio web oficial, nombre que Harry y Meghan han registrado como marca. Además, todavía no hay certezas sobre quién se hará cargo de financiar la seguridad de la familia. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dijo que se sigue debatiendo si su país pagará esos gastos.

(Photo by Mark GOODNOW / AFP) (Photo by MARK GOODNOW/AFP via Getty Images)

"No creo que sea satisfactorio", dijo sobre el uso de "Sussex Royal" por parte de Harry y Meghan el principal asesor en heráldica y ceremonial, Thomas Woodcock,. "Uno no puede ser dos cosas a la vez. O es (parte de la realeza) o no".

El domingo, Harry habló acerca de su renuncia a la realeza, en un emotivo discurso. "Cuando Meghan y yo nos casamos, estábamos entusiasmados. Estábamos esperanzados y listos para servir", recordó el príncipe. "Por eso me da tanta tristeza que haya terminado así? Fueron muchos meses de charlas después de muchos años de desafíos y sé que no siempre hago lo correcto, pero en este caso no había otra opción".

Canadá -que es parte del Commonwealth y tiene a la reina Isabel II como cabeza de Estado- parece ser el destino predilecto de los Sussex, que pasaron las fiestas de fin de año allí.

Agencias AFP y Reuters