Aterrizó la cápsula de una sonda espacial japonesa que trajo a la Tierra muestras de asteroides

LA NACION
·2  min de lectura

Después de seis años en el espacio, la sonda japonesa Hayabusa-2 volvió de visita al planeta Tierra para entregar valiosas muestras de asteroide, antes de iniciar una nueva misión.

Según consignó CNN, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (Jaxa) confirmó en un comunicado que la misión recolectó con éxito la muestra de un asteroide a 300 millones de kilómetros de la Tierra y la trajo al planeta.

Además logró la primera muestra de gas del espacio profundo. La misma había sido obtenida del asteroide Ryugu en 2019, cuando la nave espacial lo visitó.

Coronavirus. Los misterios que desvelan al mundo a un año del brote

La muestra fue arrojada a la Tierra en una cápsula el 6 de diciembre sobre Australia del Sur. Equipos de Jaxa pudieron recuperar la cápsula en el lugar donde aterrizó. También, lograron realizar algunas pruebas preliminares de gas dentro del objeto antes de que fuera enviada a Japón.

Los investigadores continuarán abriendo la cápsula que contiene la muestra para comprender más sobre el gas.

Además, el equipo confirmó que granos de arena negra también están dentro del contenedor de la muestra. Una confirmación más de que hay material de asteroide dentro de la cápsula.

Para finales de 2021, Jaxa compartirá pequeñas muestras de Ryugu con seis equipos de científicos de todo el mundo.

Alberto Crescenti sobre la pandemia de coronavirus: "El nivel de agresión que recibimos es totalmente injustificable"

Mientras tanto, la misión Hayabusa2 continúa su camino después de volar por la Tierra a principios de diciembre para dejar caer la cápsula. Ahora, visitará más asteroides en el futuro.

La hazaña de Hayabusa2 incluye su lanzamiento el 3 de diciembre de 2014 y la llegada al asteroide Ryugu cercano a la Tierra en junio de 2018. La nave espacial recogió una muestra de la superficie del asteroide el 22 de febrero de 2019. Luego disparó una "bala" de cobre en el asteroide para crear un cráter de impacto de 10 metros de ancho. Se tomó una muestra de este cráter el 11 de julio de 2019.

En total, los científicos de la misión creen que se recolectó un gramo de material. Pero no pueden estar seguros hasta que lo abran por completo.

"Un gramo puede parecer pequeño, pero para nosotros un gramo es gigante", dijo Masaki Fujimoto, subdirector general del departamento de ciencias del sistema solar en JAXA, durante una sesión informativa en línea organizada por el Centro Australiano de Medios de Ciencia. "Es suficiente para abordar nuestras cuestiones científicas".