Cinco civiles muertos en un atentado de Al Shabab en la capital de Somalia

Mogadiscio, 22 ene (EFE).- Al menos cinco civiles y seis terroristas murieron este domingo en un atentado reivindicado por el grupo yihadista Al Shabab contra el Ayuntamiento de la capital de Somalia, Mogadiscio, al que las fuerzas de seguridad pusieron fin tras horas de tiroteos, confirmó el Gobierno somalí.

“Cinco civiles fueron martirizados durante las operaciones, mientras otros cuatro resultaron heridos”, indicó en un comunicado el Ministerio somalí de Información.

Tres explosiones afectaron este domingo alrededor de las 12 hora local (09.00 GMT) a la sede del Ayuntamiento de Mogadiscio y Gobierno de la región de Banadir, cuya demarcación coincide con la capital, situada en el distrito de Hamarweyne.

A continuación, los terroristas asaltaron el recinto del consistorio, donde se atrincheraron durante alrededor de cinco horas hasta que las fuerzas de seguridad lograron poner fin al ataque.

El atentado, que tuvo lugar cuando el alcalde de la capital se encontraba de viaje, se produjo días después de que el Ejército somalí lograra recuperar el control de varias localidades estratégicas en el estado central de Galmudug.

Al Shabab, grupo afiliado desde 2012 a la red Al Qaeda, perpetra a menudo ataques terroristas en Mogadiscio y otros puntos del país para derrocar al Gobierno central -respaldado por la comunidad internacional- e instaurar por la fuerza un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

El grupo yihadista controla zonas rurales del centro y sur de Somalia, y ataca también a países vecinos como Kenia y Etiopía.

El pasado agosto, el presidente somalí, Hassan Sheikh Mohamud, anunció "una guerra total" contra Al Shabab y, desde entonces, el Ejército ha librado intensas batallas contra los terroristas, en ocasiones con la colaboración militar de Estados Unidos.

En respuesta, el grupo ha lanzado fuertes ataques en los últimos meses, como dos atentados suicidas simultáneos perpetrados el pasado 4 de enero en la ciudad de Mahas, en la región de Hiran, que dejaron 36 muertos, o un ataque con dos coches bomba dirigido contra el Ministerio somalí de Educación en Mogadiscio, que causó la muerte de al menos 120 personas el pasado 29 de octubre.

En su discurso de Año Nuevo, Mohamud afirmó que su país eliminará al grupo en 2023.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. EFE

mg/lbg/psh

(c) Agencia EFE