La atención sanitaria y tiroteos estresan por igual a los estadounidenses

Agencia EFE

Miami, 5 nov (EFEUSA).- Los tiroteos masivos y la atención sanitaria fueron en este orden los mayores causantes de estrés para los estadounidenses este año, aunque también están ansiosos por las elecciones presidenciales de 2020, de acuerdo con sus psicólogos.

La Asociación Americana de Psicología (APA) entrevistó a 3.617 personas en los Estados Unidos para la decimotercera encuesta "Stress in America" y este martes dio a conocer sus resultados.

"Llevamos realizando este estudio desde hace más de diez años y en los últimos tiempos hemos observado que hay ciertas preocupaciones que se mantienen constantes entre la población, siendo una de ellas el discurso político", comentó en una entrevista a Efe la directora ejecutiva asociada de APA, Lynn Bufka.

Un 71 % de los encuestados mencionó las matanzas indiscriminadas de personas, como la ocurrida en agosto pasado en El Paso (Texas), donde murieron 22 personas por disparos de un joven de 21 años que quería "matar mexicanos", como el mayor motivo de estrés en 2019.

El porcentaje contrasta con el 62 % que mencionó los tiroteos en el sondeo de 2018, año en el que la masacre de 17 personas en una escuela secundaria de Parkland (Florida) por disparos de un exalumno hizo crecer el movimiento en favor de un control de las armas de fuego en el país.

Tanto para la población en general como para los diferentes grupos étnicos, el porcentaje que identifica estos tiroteos como causante de estrés ha crecido, siendo las comunidades hispana (84 %) y afroamericana (79 %) las que más preocupadas se muestran.

En lo que va de 2019 se han producido 358 tiroteos masivos en el país, según los datos de la organización "Gun Violence Archives", que recoge diariamente información de las fuerzas de seguridad, el gobierno y los medios de comunicación.

El segundo causante de estrés, mencionado por un 69 % del total de la muestra, es la atención sanitaria.

Más de la mitad aseguró que es el coste de este servicio el que le causó preocupación, pero además dos de cada cinco dijeron haber tenido dificultades económicas para hacer frente a las facturas de médicos y hospitales.

En las elecciones presidenciales de 2016, en las que el republicano Donald Trump fue el vencedor, el porcentaje de estresados por el resultado era del 52 %, cuatro puntos menos que ahora que está en juego su reelección (56 %).

"Hay mucha incertidumbre en nuestro mundo ahora mismo, desde el cambio climático hasta los tiroteos masivos", declaró en una nota de prensa el director ejecutivo de APA, Arthur C. Evans Jr., quien aseguró que los psicólogos pueden ayudar a desarrollar herramientas que permitan manejar mejor el estrés.

Por otro lado, Bufka añadió que esta situación supone "una cascada de consecuencias y síntomas" que tiene un impacto en la salud física y psíquica de los estadounidenses y que pueden llegar a producir "desde dificultades cardiovasculares a problemas alimenticios".

La población joven es la más proclive a sufrir por culpa del estrés, ya que atraviesan "periodos de grandes cambios personales que a los adultos no afectan tanto".

Pese a que la media de ansiedad en el conjunto del país no ha variado respecto al último informe, sigue habiendo diferencias generacionales, siendo los adultos de la generación Z los que más estrés presentan, seguidos de la "X", "los millenials", "los baby boomers" y, por último, otros adultos de mayor edad.

La inmigración sigue siendo un tema de gran preocupación para el 48 % de los norteamericanos, siendo la población hispana la que más ansiedad sufre ante este tema (66 %).

En este sentido, el 58 % de los encuestados manifestaron querer hacer más para ayudar a los inmigrantes, una situación que contrasta con las políticas migratorias del presidente.

La angustia derivada del calentamiento global también ha aumentado "considerablemente" desde el periodo anterior (56 % en 2019 frente a 51 % en 2018), en un momento en el que Trump ha iniciado el proceso formal para retirar a Estados Unidos del "Acuerdo de París" sobre el cambio climático.

Por otro lado, la economía como causante de estrés ha disminuido y menos de la mitad de los estadounidenses (46 %) lo considera ya motivo ansiedad.

"Mientras que esto supone un problema social importante que debe ser considerado, los resultados refuerzan la necesidad de tener conversaciones más abiertas sobre el impacto del estrés y el manejo de este, especialmente con grupos que están experimentando altos niveles de angustia", concluyó Evans.

(c) Agencia EFE