Ataques aéreos rusos cerca de ciudad siria de Idlib dejan al menos 9 muertos, dicen socorristas

Imagen referencial de los Cascos Blancos, o la Defensa Civil Siria, trabajando en un lugar afectado por los ataques aéreos, en Jisr al Shuqhur

Por Suleiman Al-Khalidi

AMÁN, 6 nov (Reuters) - Aviones rusos bombardearon el domingo campamentos cerca de la ciudad de Idlib, en el noroeste de Siria, matando al menos a nueve civiles en un recrudecimiento de los ataques contra el último bastión controlado por la oposición, dijeron testigos y rescatistas.

Aviones de guerra que volaban a gran altura, ayudados por la artillería del Ejército sirio, también lanzaron bombas sobre los bosques cercanos a los campamentos improvisados al oeste de Idlib, dijeron testigos.

Ni Rusia ni sus aliados del Ejército sirio hicieron comentarios inmediatos, ya que afirman que atacan los escondites de los grupos insurgentes y niegan haber atacado a civiles.

El servicio de defensa civil de la oposición dijo que tres niños y una mujer se encontraban entre los muertos en los ataques contra los campamentos abarrotados, donde más de 70 personas resultaron heridas y fueron trasladadas a hospitales de campaña.

"Aquí no hay bases militares ni almacenes ni cuarteles rebeldes. Sólo civiles", dijo Seraj Ibrahim, un rescatista de la organización Cascos Blancos, apoyada por Occidente, cuando se le contactó por teléfono.

Más de 4 millones de personas viven en la zona noroeste, densamente poblada y controlada por la oposición, a lo largo de la frontera con Turquía. La mayor parte de ellos fueron expulsados allí por las sucesivas campañas dirigidas por Rusia que recuperaron el territorio tomado por los rebeldes.

Fuentes de la oposición dijeron que una coalición de grupos armados liderados por la organización yihadista Hayat Tahrir al Sham y otra dirigida por rebeldes de la corriente principal respaldada por Turquía tomaron represalias atacando varios puestos importantes del Ejército sirio en la región.

Las fuerzas aéreas sirias atacaron una instalación de aviones no tripulados y un campo de entrenamiento de militantes en el noroeste de Siria en respuesta a los ataques anteriores de los insurgentes armados, informó el domingo la agencia de noticias estatal rusa TASS. Los medios de comunicación estatales sirios no informaron de ningún combate.

El Ministerio de Defensa ruso dijo el viernes que tenía información de que los insurgentes que operan en la región de Idlib, a los que describe como terroristas, estaban planeando un ataque contra la principal base aérea rusa de Hmeimim en la provincia costera de Latakia con el uso de aviones no tripulados suicidas.

El mes pasado, los aviones rusos atacaron zonas bajo control de Hayat Tahrir al Sham tras una serie de combates entre fuerzas rebeldes rivales en el noroeste, en nuevos ataques que rompieron una relativa calma en las incursiones desde principios de este año.

La región se ha visto afectada por bombardeos esporádicos desde puestos avanzados del Ejército sirio contra las líneas del frente. Los rebeldes han bombardeado zonas bajo su control.

Un acuerdo negociado hace casi tres años entre Rusia, que respalda a las fuerzas del presidente sirio Bashar al Assad, y Turquía, que apoya a los grupos de la oposición, puso fin en pocos meses a unos combates que habían desplazado a más de un millón de personas.

Con la ayuda de Rusia e Irán, Assad ha cambiado el rumbo de una guerra que ha durado más de una década y ha recuperado la mayor parte del territorio que había perdido a manos de los rebeldes.

(Reporte de Suleiman Al-Khalidi; Editado en Español por Ricardo Figueroa)