Ataque terrorista en Viena: el agresor tenía 20 años y había sido condenado por intentar viajar a Siria

LA NACION
·3  min de lectura

VIENA.- El autor del tiroteo que dejó cuatro muertos en el centro de la capital de Austria anoche, y que fue abatido por la Policía, era originario de Macedonia del Norte pero tenía nacionalidad austriaca. Además había sido condenado en 2019 por intentar viajar a Siria.

La información fue confirmada horas después del ataque por el ministro del Interior, Karl Nehammer, quien agregó que el hombre, identificado como Kujtim F., tenía 20 años y era simpatizante del grupo jihadista Estado Islámico.

Ahora, tras su muerte en manos de los oficiales, los investigadores buscan a otros posibles sospechosos que habrían participado en el atentado, que tuvo lugar días después de un episodio también violento en Niza, Francia, donde un hombre armado con un arma blanca asesinó a tres personas.

Las dos grandes encrucijadas de Alberto Fernández, por Carlos Pagni

Asimismo, fuentes del Ministerio del Interior informaron que se llevaron a cabo varios registros domiciliarios relacionados con el autor del ataque y que varias personas fueron detenidas.

El atacante había sido condenado a finales de abril de 2019 por pertenencia a una organización terrorista tras haber sido detenido por tratar de viajar a Siria para unirse a Estado Islámico y fue puesto en libertad condicional a principios de diciembre de ese año, según informa el diario Kronen. De acuerdo con este periódico, había jurado lealtad al nuevo líder del grupo poco antes de cometer el atentado.

Unos 150 ciudadanos de Macedonia del Norte se unieron a las filas de los islamistas entre 2012 y 2016 para combatir en Irak y en Siria. Pero el flujo de salidas bajó desde 2016. La mayoría de estos ciudadanos fueron reclutados entre la minoría albanesa musulmana, una comunidad moderada que representa una cuarta parte de los 2,1 millones de habitantes de Macedonia del Norte, país de mayoría eslava ortodoxa.

La respuesta oficial

En un discurso televisado, el canciller de Austria, Sebastian Kurz, condenó el atentado: "Nunca permitiremos que este odio gane terreno. Tenemos que ser conscientes de que esto no es un conflicto entre cristianos o musulmanes ni entre austriacos y migrantes".

Además hizo hincapié en que el "enemigo" es el "terrorismo islamista", que "no solo quiere causar muerte y dolor sino que quiere dividir" la sociedad austriaca. El canciller prometió que Austria seguirá defendiendo la democracia, los derechos fundamentales y su estilo de vida liberal.

El atentado en Viena tuvo lugar anoche en alrededor de seis puntos del centro de la capital austriaca. Los muertos, aparte del agresor, son dos mujeres y dos hombres. Los hechos se produjeron hacia las 20, cuando se registraron varios disparos en el área de Seitenstettengasse, aunque hubo otros cinco puntos afectados por el atentado, que se pensó que tenía como objetivo una sinagoga situada en la zona, pero que estaba cerrada en el momento de los hechos.

Según el alcalde de la ciudad, Michael Ludwig, el sospechoso estaba "muy bien preparado" dado que tenía un fusil de asalto semiautomático, una pistola y un machete. Sin embargo, puntualizó que el cinturón de explosivos que tenía era falso. Todo apunta a que el fusil que portaba era un AK-47, una de las armas más usadas por los terroristas en todo el mundo e ilegal en Austria.

Agencias AFP y DPA