Ataque a policías de Gabriel Zamora deja tres lesionados

·2  min de lectura

GABRIEL ZAMORA, Mich., febrero 9 (EL UNIVERSAL).- Un grupo armado atacó a personal de la Policía Municipal de Gabriel Zamora, Michoacán, que dejó un oficial y un civil lesionados.

Los elementos municipales fueron atacados sobre la carretera libre Lombardía-Uruapan, cuando atendían una llamada de emergencia.

En el lugar un oficial resultó herido y aún se desconoce su estado de salud: también salió herido un civil, pero no se informó si se trata de un poblador o un criminal.

Tras el atentado, la Secretaría de Seguridad Pública del estado, la Fiscalía de Michoacán, la Guardia Nacional y Ejército Mexicano, desplegaron un operativo.

Las fuerzas estatales y federales, instalaron puntos de revisión en distintos tramos carreteros y extendieron el operativo en una zona serrana aledaña al lugar del ataque.

El pasado 4 de febrero, los policías municipales también fueron atacados a tiros por un grupo armado sobre la carretera que comunica al poblado de Charapendo.

El hecho se registró en esa zona de la Tierra Caliente, cuando ocho elementos policiales se encontraban dentro de una base de vigilancia y control.

El informe señala que un grupo fuertemente armado disparó en contra de las instalaciones desde diferentes camionetas en movimiento.

Los policías respondieron el ataque y solicitaron apoyo, por lo que los criminales huyeron.

Del atentado no salieron oficiales lesionados, pero sí dejó un daño a las instalaciones de la base y la muerte de un perro que vivía en el inmueble.

En esa misma zona, fue emboscado el pasado 18 de octubre un convoy policial mientras recorrían en operativo ese tramo carretero.

En ese ataque resultó lesionado un oficial, al cual una bala le perforó la cara y por la fuerza y calibre de la ojiva, esta se alojó muy cerca de la columna vertebral.

René Anguiar Ambriz fue atendido en el Hospital Regional de Apatzingán, debido a que ninguno de los policías municipales cuenta con seguridad social.

Tampoco tienen seguir de vida, ni de gastos médicos, por lo que el elemento tuvo que asumir el costo de su atención médica.

El alcalde Jorge Gutiérrez Sánchez aceptó que ningún elemento policial o trabajador del ayuntamiento, cuentan con seguridad social, porque justificó, no tiene dinero.

Un dictamen médico del hospital público señala que el oficial municipal requiere de una cirugía maxilofacial mayor, debido a la lesión del proyectil de arma de fuego.

Tras solicitar el apoyo del ayuntamiento para esa cirugía, uno de los superiores mandó a René Anguiar a comprarse una caja de chicles, pues le dijo que con eso iba a mejorar.

El elemento fue obligado a trabajar, a pesar de que no puede abrir más de 2 centímetros su boca, ni mover adecuadamente la parte izquierda de su cuerpo por los daños que le causó el disparo.

A más de tres meses de ese ataque, el gobierno municipal no ha brindado atención médica a Anguiar Ambríz y por el contrario, ya fue despedido por pedir apoyo médico.