Ataque en Niza: "Alá me va a guiar hacia el buen camino", le dijo el terrorista a su madre

LA NACION
·3  min de lectura

SFAX, Túnez.- El presunto autor del atentado de Niza que dejó tres muertos, procedente de una familia modesta que vivía en Sfax, en el centro de Túnez, había llegado a Francia el día anterior, según sus familiares, que describen a un joven que se volcó plenamente hacia la religión hace dos años.

"No es normal", repite su hermano Yasin, luchando por creer y comprender cómo Brahim Issaoui, de apenas 21 años, podría haber llegado a esto.

Guiño a Grabois: tras una jornada tensa, Fernández optó por el equilibrio en el Frente de Todos

"Desde que abandonó la escuela, trabajó en la reparación de motocicletas", explica su madre, llorando, sosteniendo en las manos la foto de su hijo en un buzo, con capucha blanca.

Nacido en una familia numerosa de ocho hijas y tres hijos, vivía con sus padres en una casa sencilla sin revoque, en una calle escarpada de un barrio popular, cerca de una zona industrial, en las afueras de la ciudad costera de Sfax.

Etchevehere: cómo encontró la casa del campo usurpado, la sorpresa por un altar y lo que falta

Después de haber ahorrado dinero, lanzó una pequeña estación de servicio informal, como existen en muchas localidades de Túnez, donde la mayor parte de la actividad económica se realiza al margen del sistema oficial.

"Le dije que alquilara un pequeño local con unos 1100 a 1200 dinares (unos 470 dólares) que le di para poder trabajar", explica a un corresponsal de la AFP su madre, que no quiso dar su nombre.

Según sus allegados, el joven se había volcado hacia la religión y se aisló socialmente en los últimos años.

"Hace unos dos años y medio que reza. Iba del trabajo a casa, no salía y no se mezclaba con los demás", explica la madre.

Antes, "bebía alcohol y consumía drogas. Yo le decía: '¿Somos pobres y tú desperdicias dinero?'. Y me respondía: 'Alá me va a guiar hacia el buen camino'", añade su madre.

El joven ya había intentado, en vano, la peligrosa travesía del Mediterráneo hacia Italia . Pero esta vez no advirtió a sus allegados de la nueva tentativa, según su hermano.

La familia, incrédula, no comprende cómo habría podido perpetrar el ataque en el sur de Francia , menos de un mes y medio después de su llegada a Europa.

Se sospecha que mató con un cuchillo a tres personas el jueves en una iglesia en Niza, en el sureste de Francia, y fue gravemente herido y hospitalizado, según la justicia francesa.

Brahim llamó a su familia el miércoles por la noche para avisarles que acababa de llegar a Francia.

"Dijo que había ido a Francia porque para el trabajo es mejor y en Italia hay demasiada gente", cuenta Yasin. "No ha pasado ni un mes y medio" desde que realizó la travesía, llegando primero a Italia, donde trabajó en la recolección de las aceitunas, explica.

Túnez también condenó enérgicamente el atentado e inició una investigación.

"Brahim Aouissaoui, nacido en 1999, no fue identificado como terrorista por las autoridades tunecinas", informó hoy a la AFP Mohsen Dali, fiscal general adjunto del tribunal de primera instancia de Túnez.

Sin embargo, agregó que "abandonó el país clandestinamente el 14 de septiembre y tiene antecedentes penales de violencia y drogas".

Las salidas de Túnez a Italia se aceleraron considerablemente en los últimos meses, debido al efecto combinado de la pandemia de,rus , que hizo estallar el desempleo en un país que ya tiene dificultades para responder a las expectativas sociales de su población, con el de la crisis política.

El número de tunecinos que emigraban clandestinamente a Italia alcanzó un récord después de la revolución de 2011, con más de 20.000 llegadas. A partir de entonces, se redujo drásticamente, pero ha vuelto a aumentar desde 2017.

Agencia AFP