El ataque del pasado jueves contra un cuartel en Níger dejó 89 muertos

Agencia EFE

Niamey, 12 ene (EFE).- El ataque del jueves contra un cuartel del ejército nigerino en Chinagoder, cerca de la frontera con Mali, dejó 89 soldados muertos, y no 25 como dijo el primer informe oficial de las Fuerzas de Seguridad y Defensa (FDS), lo que lo convierte en uno de los ataques más mortíferos del terrorismo en los últimos años.

Durante las tareas de rastreo en un amplio radio en torno al cuartel después del ataque, han ido apareciendo cadáveres de soldados que se tenían por desaparecidos.

Los cadáveres de los 89 soldados fueron transportados hasta unas instalaciones militares en Niamey y enterrados ayer en el Pabellón de Soldados Mártires.

Este nuevo cementerio militar fue inaugurado precisamente para el reposo de los militares muertos en el campo de batalla en esta reciente "guerra contra el terrorismo", tras el ataque contra el cuartel de Inatès del 10 de diciembre pasado, donde perecieron 71 soldados.

El ataque de Chinagoder, situado a solo diez kilómetros de la frontera con Mali, fue perpetrado por terroristas llegados en un gran grupo en motocicletas y vehículos ligeros, que abrieron fuego por sorpresa contra el cuartel.

Según las fuentes militares, 63 terroristas perecieron en los combates, que aún no han sido reivindicados, pero se presume que sea obra de Al Qaeda en el Magreb Islámico, autora de ofensivas similares en el pasado.

El Gobierno de Níger reforzó a principios de enero los dispositivos del estado de emergencia actualmente en vigor, incluyendo como nueva medida la prohibición de la circulación de motos en la región occidental de Tillabéri, adyacente a Ouallam, tras el recrudecimiento de los ataques yihadistas.

(c) Agencia EFE