Otro ataque de Donald Trump contra las mujeres del Congreso: "Son débiles e inseguras"

LA NACION

WASHINGTON.- El presidente no para. Tras una semana de ataques casi diarios contra cuatro congresistas demócratas mujeres con orígenes extranjeros y a las que calificas como enemigas de Estados Unidos, Donald Trump volvió hoy a Twitter y las tildó de "débiles e inseguras".

En un mensaje publicado en su cuenta, el mandatario republicano dijo: "No creo que las cuatro congresistas sean capaces de amar a nuestro país. Deberían disculparse con Estados Unidos (e Israel) por las cosas horribles (odiosas) que han dicho. Están destruyendo al Partido Demócrata, ¡pero son personas débiles e inseguras que nunca podrán destruir a nuestra gran nación!".

El nuevo tuit de Trump llega en momentos en que su campaña electoral se recrudece con un discurso antiinmigración acompañado por cambios en las políticas de asilo de inmigrantes, un movimiento con el que el republicano busca asegurarse el voto de aquellos que lo respaldaron en 2016. Asimismo se da en medio de una estrategia electoral para alejarlo de las acusaciones de machista: también en redes sociales muchas de las mujeres de su partidos alzaron la voz para apoyarlo bajo el hashtag #WomenForTrump.

Durante esta semana, el presidente de Estados Unidos cargó varias veces contra cuatro mujeres congresistas situadas en la corriente más progresista del Partido Demócrata -Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Ayana Pressley y Rashiba Tlaib-, alegando que habían dicho "cosas horribles" sobre el país.

Primero, el fin de semana pasado, el mandatario emplazó a las cuatro a salir del país para regresar a la "catástrofe" que suponen los lugares de los que proceden (pese a que tres de ellas nacieron en Estados Unidos y la otra, Omar, llegó de Somalia siendo una niña). "¿Por qué no vuelven a sus países y ayudan a arreglar esos lugares, que están totalmente rotos e infestados de crímenes? Entonces que vuelvan aquí y nos digan cómo se hace", dijo.

Luego Trump insistió en que no se había expresado como un racistas, pese a las miles de críticas que le llovieron tras sus dichos, e incluso fue por más y dijo que quienes deberían disculparse por su comportamiento eran las mujeres. Durante un encuentro con periodistas en la Casa Blanca, el presidente volvió a criticar a Omar al asegurar que es "afortunada por estar donde ella está" y aseguró que "las cosas que ella ha dicho son una vergüenza para nuestro país". El pasado jueves, Omar había acusado a Trump de "escupir ideología fascista".

Ocasio-Cortez (Nueva York), Omar (Minnesota), Pressley (Massachusetts) y Tlaib (Michigan) respondieron antes en la semana denunciando ataques "abiertamente racistas" del presidente.

En reacción a sus frases, la Cámara de Representantes votó el martes para condenar los ataques en lo que se trató de la primera reprimenda contra un presidente aprobada por la cámara baja del Congreso en más de 100 años. La votación, con 240 votos a favor por 187 en contra, trascendió incluso las barreras entre partidos. Cuatro republicanos y el único representante independiente de la Cámara de Representantes, Justin Amash, de Michigan, votaron con todos los demócratas para condenar a Trump.

Repudios

La canciller alemana, Angela Merkel, así como otros líderes internacionales, como la primer ministra de Reino Unido, Theresa May; el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk; o la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet; reprocharon a Trump sus palabras.

Incluso, la exprimera dama de EE.UU., Michelle Obama, respondió a los ataques y recordó que la grandeza de Estados Unidos proviene de su "diversidad". "Lo que verdaderamente hace grande a nuestro país es su diversidad", escribió en Twitter, en alusión a la frase de la campaña electoral de Trump "Make America Great Again" (Haciendo a Estados Unidos grandioso de nuevo).

"He visto esa belleza de muchas maneras a lo largo de los años. Ya sea que nazcamos aquí o busquemos refugio aquí, hay un lugar para todos nosotros. Debemos recordar que no es mi Estados Unidos o su Estados Unidos. Es nuestro Estados Unidos", añadió la esposa de Barack Obama.

Trump encendió la polémica el fin de semana cuando instó a Omar y a otras tres congresistas demócratas del ala izquierda del partido, todas ciudadanas estadounidenses y tres de ellas nacidas en Estados Unidos, a "regresar" a sus países de origen. Las cuatro son de origen somalí, hispano, árabe y afroestadounidense.

Agencias AFP y DPA