Tras el ataque contra Cristina, Máximo Kirchner optó por el silencio hacia el interior de La Cámpora y el PJ

·4  min de lectura
Máximo Kirchner, en un acto de la UOM
Máximo Kirchner, en un acto de la UOM

Los actos políticos de Máximo Kirchner se redujeron tras el intento de magnicidio contra su madre, Cristina Kirchner. El diputado tampoco envió mensajes al interior de La Cámpora ni convocó al Partido Justicialista bonaerense , que preside. Solo su aparición en la sesión del jueves en la Cámara de Diputados para aprobar una extensión impositiva cortó el ostracismo que eligió desde el 1° de septiembre, el día en que Fernando Sabag Montiel gatilló sin éxito una pistola Bersa calibre .32 frente a la cabeza de la vicepresidenta. A pesar de su silencio, el mismo que prima también en su entorno, no habría detenido los contactos con dirigentes peronistas con peso en el conurbano , el bastión electoral del kirchnerismo.

En La Cámpora sostienen que el jefe de la organización no envió ningún mensaje para la tropa camporista. “Para el interior de la agrupación, no hubo nada”, afirmó a LA NACION una fuente provincial de la organización. “De él, no hubo ninguna bajada”, reforzó un dirigente que conoce la dinámica de la agrupación también fuera de lo bonaerense. Ambas fuentes consultadas coincidieron en marcar el papel de Andrés Larroque, ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense y secretario general de La Cámpora, que enarbola por estos días un discurso más abierto al diálogo. “Muchos quedaron en estado de shock”, describió un camporista.

El temor más profundo de Cristina y una amenaza fuera de control

Tampoco tienen señales claras de Máximo Kirchner en el PJ provincial , que el diputado preside y que ahora tiene pendiente de realización su congreso partidario. El encuentro se iba a hacer el 3 de septiembre en Merlo, con Cristina como oradora, pero se suspendió por el intento de magnicidio. Es un paso formal para mantener al partido dentro del marco legal, por lo que deberá fijarse una nueva fecha.

“No hubo reunión de partido y todavía no hay nada que marque que vayamos a retomar. Seguimos trabajando en nuestras cosas”, dijo a LA NACION un intendente peronista del conurbano. Otro jefe comunal también señaló que no hay noticias de Máximo Kirchner en lo partidario, y que buscará verlo en los próximos días. La misma falta de información sobre el presidente del PJ bonaerense exhibió un legislador bonaerense del Frente de Todos: “Nada, por el momento”.

La última participación de Máximo Kirchner en un acto político que se difundió públicamente fue el 26 de agosto, cuando concurrió a un encuentro de delegados de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) en Avellaneda. Al día siguiente se produjeron los incidentes por el vallado frente al departamento de Cristina en Recoleta, y él tuvo un encontronazo con la policía, que le había impedido llegar al domicilio en medio de empujones. Después, se precipitaron el ataque de Sabag Montiel y la marcha a Plaza de Mayo (una manifestación que agradeció vía redes sociales), y, finalmente, la sesión del jueves en la Cámara baja.

Ni siquiera el homenaje para Antonio Cafiero, que el Partido Justicialista nacional organizó el lunes pasado por los cien años que hubiera cumplido el exgobernador bonaerense, movió a Kirchner a una reaparición política. En ese acto hubo dirigentes alineados con él, como el ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa. También estuvo el gobernador Axel Kicillof, un incondicional de Cristina que tiene con Máximo una relación de menor cercanía. En ese acto, el presidente Alberto Fernández pronunció un discurso en el que se refirió al atentado contra Cristina, un tema que estuvo presente toda la jornada.

Pero, más allá de la falta de expresiones en público, Máximo Kirchner habría mantenido las conversaciones con interlocutores que tienen peso en el conurbano bonaerense . Según pudo saber LA NACION, entre esos contactos continuaron contándose el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Martín Insaurralde, y dirigentes del gobierno nacional, como Gabriel Katopodis (ministro de Obras Públicas). Ambos son figuras importantes en las secciones electorales bonaerenses tercera y primera.

Mensajes delatores. Así se planificó y ejecutó el atentado contra Cristina Kirchner

Mientras tanto, el kirchnerismo analiza retomar la presencia callejera en apoyo a Cristina. Tanto en sectores de La Cámpora como en algunas ramas gremiales, como la CTA que conduce Hugo Yasky, se evalúa la chance de organizar una marcha el próximo viernes, cuando se espera que la vicepresidenta se exprese en la etapa de alegatos en el juicio por el caso Vialidad, en el que se la juzga como presunta jefa de una asociación ilícita.