Ataque en Claromecó. Por orden judicial, los rugbiers no podrán acercarse al joven agredido

LA NACION
·3  min de lectura
Felipe Di Francesco tiene 23 años y es estudiante de abogacía. El pasado domingo 27 de diciembre sufrió una brutal golpiza efectuada por dos rugbiers
Fuente: Archivo

La Justicia prohibió a dos rugbiers platenses acercarse a menos de 300 metros del joven estudiante de Abogacía que, como voluntario, limpiaba la playa de Claromecó luego de una fiesta clandestina y al que le desfiguraron la cara a golpes la madrugada del domingo.

La Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº13 de Tres Arroyos impuso una perimetral a los hermanos Lucio e Ignacio Cozzi, imputados por golpear a un joven de 23 años en Claromecó. La medida alcanza el domicilio real, laboral y lugares de esparcimiento de la víctima, Felipe Di Francesco, de 23 años.

Por ahora, la causa por la golpiza a Di Francesco está caratulada como lesiones leves. En tanto, por la organización de la fiesta clandestina hay dos acusados de violar el artículo 205 del Código Penal. Ese expediente quedó radicado en el Juzgado Federal de Necochea, a cargo de Rolando Pérez, quien dispuso una investigación contra los presuntos organizadores: Pablo Hernán Bellini, de 54 años, y Javier Francis Duhau, de 18.

La madrugada del domingo 27, los hermanos Cozzi, de 31 años, que juegan en La Plata Rugby Club, golpearon brutalmente a Di Francesco tras una fiesta clandestina en la costa de Claromecó. La víctima es Felipe Di Francesco, un estudiante de Abogacía de 23 años que limpiaba la playa junto a su hermano cuando fue agredido por los dos hombres.

Los atacantes, oriundos de Tres Arroyos al igual que los damnificados, ya fueron notificados en su domicilio por orden de la fiscal a cargo de la investigación, Natalia Ramos. El padre del joven golpeado, Guillermo Di Francesco, le dijo al medio local La Voz del Pueblo que sus hijos, Ramiro -de 26 años- y Felipe -de 23- "estaban en la fiesta y cuando se empezó a ir la gente, ellos juntaron la mugre que había en la playa".

Di Francesco explicó: "Vinieron estos pibes, borrachos, agarraron la caja en la que juntaron la basura y la tiraron al fuego [de una fogata]. Entonces mi hijo mayor les dijo 'No hagan eso, porque nosotros nos llevamos la basura' y ahí le respondieron '¿Pero vos quién sos para decirme?', y fueron y le pegaron al hermano [Felipe, el menor]. No hubo ninguna discusión, nada, pero le pegaron al otro, que no tenía nada que ver".

Según la declaración penal publicada por ese medio local, el ataque habría ocurrido cuando Felipe les pidió que colaboraran con la higiene retirando "la gran cantidad de basura que dejaban". Los Di Francesco declararon que los presuntos agresores se habrían negado y, junto con el grupo con el que se encontraban, comenzaron a insultarlos hasta que, minutos más tarde, y sin mediar palabra, Felipe fue golpeado en el rostro, lo que hizo que trastabillara e impactara con su cabeza contra la puerta de su camioneta.

"¡Dale, ahora juntá la basura vos, quiero que traigas la camioneta y juntes toda la basura. Si no, te cagamos a palos!", le habrían dicho los dos hombres a Felipe, según consta en la declaración penal.