El 'ataque de celos' de Iglesias por Arrimadas

Asier Martiarena
·3  min de lectura
Pedro Sánchez e Inés Arrimadas durante la ronda de conversaciones para la formación de Gobierno de diciembre de 2019. (Photo by JAVIER SORIANO / AFP)
Pedro Sánchez e Inés Arrimadas durante la ronda de conversaciones para la formación de Gobierno de diciembre de 2019. (Photo by JAVIER SORIANO / AFP)

El Partido Popular podrá justificar la convocatoria de elecciones de Isabel Díaz Ayuso en Madrid por el miedo a que Ciudadanos y PSOE le presentaran una moción de censura a la presidenta regional. Pero vista la urgencia con la que los socialistas se han reunido este viernes para analizar qué candidato presentan a los posibles comicios del 4 de mayo, y que desde hace meses planeaba la idea de que Ángel Gabilondo dejaría de ser su portavoz en la Asamblea de Madrid en busca de un perfil más combativo, todo hace pensar que el movimiento táctico de Murcia se orquestó única y exclusivamente para esa comunidad autónoma.

Vamos, que el movimiento ha superado la mejor de las previsiones socialistas. Tanto, que les puede generar un problema a nivel nacional. Porque la repentina revalorización de Inés Arrimadas al frente de Ciudadanos ha provocado una especie de ataque de celos a Pablo Iglesias, líder de Podemos.

Porque una cosa es que Podemos le levante el veto a Ciudadanos para respaldar cualquier moción que se quiera presentar en España contra PP y Vox, y otra muy diferente que Ciudadanos quiera meterse en su relación de coalición con el PSOE a modo de nuevo mejor amigo de los socialistas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Lo cuenta Iván Gil en El Confidencial. "Unidas Podemos no sumará sus votos a los del PSOE si Pedro Sánchez intenta trasladar al Congreso el acercamiento a Ciudadanos para sacar adelante acuerdos parlamentarios". "Los números no dan", insisten fuentes de la dirección morada, en referencia a un hipotético cambio de cromos de ERC por Ciudadanos, situando a los de Inés Arrimadas como socios prioritarios en el Congreso.

Así que la orden de Podemos es la de apoyar las mociones pertinentes a nivel local y autonómico, pero mantener las líneas rojas en la Cámara Baja, "para no dar oxígeno a Ciudadanos". No vaya a ser que la formación naranja recupere parte del terreno perdido y en un futuro pueda cambiarles el sitio en el día a día del Congreso, alejando las políticas sociales y de izquierda del Palacio de la Moncloa. Algo que no ocurrió hace apenas 18 meses por la cabezonería del defenestrado Albert Rivera.

Tirando de calculadora, si PSOE y Ciudadanos pactan reformas legislativas a espaldas de Podemos, podrían buscar pactos con partidos de corte más conservador como Coalición Canaria, PNV, Partido Regionalista de Cantabria...

Durante la celebración ayer del día europeo de las víctimas del terrorismo en los jardines del Palacio Real, hubo corrillos para todos los gustos. Se vio a representantes del PNV o Cs charlar con los del PSOE, a los del PP conversar con los de Vox… pero el vicepresidente Pablo Iglesias, llegó y se fue del acto arropado por los ministros de su coalición Alberto Garzón e Irene Montero.

De acuerdo, con el reparto de escaños actual, la suma de los 176 votos que marcan las victorias y derrotas de las votaciones en el Congreso no es fácil. Pero tampoco lo era que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sacaran adelante su pacto de investidura y lo lograron. Por si acaso, Iglesias tratará de cortar las alas a Ciudadanos, que esta semana parece haber retomado el vuelo cuando parecía abocado a la irrelevancia.

En vídeo | Ayuso: De candidata de Casado a mano dura del PP

Más historias que te pueden interesar: