Nuevo ataque al Capitolio deja un oficial muerto y trae recuerdos escalofriantes de la insurrección del 6 de enero

Andrew Feinberg
·7  min de lectura
<p>El oficial Williams Evans murió en el ataque del viernes en el Capitolio</p> (AP)

El oficial Williams Evans murió en el ataque del viernes en el Capitolio

(AP)

Con la mayoría de los miembros de la Cámara y el Senado en casa en sus distritos, se suponía que el segundo día de abril sería uno tranquilo en Capitol Hill.

Durante los casi tres meses desde que una horda de simpatizantes de Donald Trump rompió las ventanas, agredió a los oficiales de policía y se quedó a segundos de atacar una cámara del Senado ocupada, en sus esfuerzos por interrumpir la certificación del Colegio Electoral, la sede del poder legislativo de Estados Unidos ha sido el sitio de una paz incómoda.

Gran parte de la cerca y el alambre de púas que rodebaa el complejo desde los hechos del 6 de enero, que se cobraron la vida de un oficial de policía del Capitolio, se han retirado, mientras que se tomaron algunas precauciones de seguridad posteriores a la insurrección- cercas, detectores de metales en la entrada de la Cámara de Representantes y las tropas de la Guardia Nacional que aumentan la vigilancia- ha seguido siendo un punto de discordia entre algunos republicanos. El negocio del Congreso ha continuado en gran medida sin interrupciones.

Pero cualquier sentimiento de normalidad que había regresado a la legislatura estadounidense se hizo añicos junto con la tranquilidad del Viernes Santo, justo después de la 1 pm, cuando un vehículo azul oscuro se estrelló contra una barrera de control.

En cuestión de minutos, los teléfonos pertenecientes a miembros y personal, muchos de ellos dispersos por todo el país, zumbaron con una alerta que comenzó a sonar en el sistema de megafonía del complejo: “Debido a una amenaza de seguridad externa ubicada en todos los edificios del campus del Capitolio de Estados Unidos no se permite la entrada ni la salida en este momento. Puede moverse por el (los) edificio (s) pero manténgase alejado de las ventanas y puertas exteriores. Si estás afuera, busca refugio".

Cerrado. Otra vez.

Para un miembro del personal de la Cámara de Representantes, un recién graduado de la universidad que comenzó a trabajar pocos días antes de la insurrección del 6 de enero, la alerta telefónica desencadenó recuerdos de ese horrible día.

Leer más: Identifican al oficial que murió tras ataque cerca del Capitolio de los Estados Unidos

Hablando con The Independent, el miembro del personal aseguró que sus primeras reacciones fueron náuseas y una horrible sensación de déjà vu.

“Mi primer pensamiento fue: 'otra vez no'”, dijo el asistente, quien trabaja para un demócrata de la Cámara y solicitó el anonimato porque no está autorizado para hablar con la prensa. "Mi segundo pensamiento fue que necesito encontrar un bote de basura en caso de que vomite".

La última vez que se cerró el Capitolio, fue porque los alborotadores habían violado casi todos los niveles de seguridad que se habían implementado, a pesar de que era un día en el que la Cámara y el Senado estaban programados para reunirse en una sesión conjunta para certificar la victoria del entonces presidente electo Joe Biden sobre Donald Trump.

Ese día, los insurrectos llegaron hasta la entrada de la Cámara de Representantes, a solo unos pasos del salón de la Cámara, antes de que la policía usara fuerza letal para evitar que uno de ellos se acercara demasiado. A los agentes que luchaban contra la turba fuera del edificio se les dijo que se abstuvieran de disparar sus armas de fuego, para que no incitaran a devolver el fuego a los alborotadores que portaban armas.

La policía no se arriesgó esta vez.

Según el jefe interino de la policía del Capitolio, Yogananda Pittman, el conductor del vehículo que acababa de golpear a dos oficiales antes de estrellarse contra la barrera de seguridad procedió a salir de su vehículo armado con un cuchillo, momento en el que fue confrontado por más oficiales.

“No respondió a las órdenes verbales. El sospechoso comenzó a arremeter contra los agentes de policía del Capitolio de los Estados Unidos, momento en el que los agentes de policía del Capitolio de los Estados Unidos dispararon contra el sospechoso”, dijo Pittman durante una conferencia de prensa el viernes por la tarde.

Pittman declaró a los periodistas que el sospechoso había sido declarado muerto a causa de sus heridas y, "con el corazón muy, muy apesadumbrado", agregó que uno de los oficiales heridos, William Evans, había sucumbido a las heridas infligidas por el sospechoso del ataque.

Los funcionarios identificaron al presunto atacante como Noah Green, de Indiana, de 25 años.

Noah Green es el sospechoso del ataque mortal del viernes en el Capitoliohandout/AFP via Getty Images
Noah Green es el sospechoso del ataque mortal del viernes en el Capitoliohandout/AFP via Getty Images

Hasta que el oficial Brian Sicknick muriera a causa de las lesiones que le infligieron durante la insurrección del 6 de enero, solo un puñado de agentes de la policía del Capitolio habían muerto en el cumplimiento de su deber, más recientemente dos que perdieron la vida durante un tiroteo en 1998.

El oficial caído aún no identificado será el sexto en la historia de la Policía del Capitolio en haber hecho el máximo sacrificio.

Otro miembro del personal de Capitol Hill, un antiguo asistente de la Cámara que se desempeña como asesor principal de un alto demócrata, estaba lejos del edificio cuando comenzó a recibir alertas sobre el incidente. Dijo a The Independent que "se sentía terrible por la policía", pero enfatizó que los eventos del viernes muestran que "el sistema funcionó", incluso si el resultado fue "horrible de todos modos".

“Estas personas aparecen todos los días para protegernos. Realmente no debería ser una decisión de vida o muerte aceptar el trabajo”, agregó.

El veterano miembro del personal agregó más tarde que las cosas podrían haber sido mucho peores si el ataque hubiera tenido lugar en un día en que el Congreso estaba en sesión.

“Gracias a Dios es el receso y el Viernes Santo”, expresó.

Si bien la mayoría de los miembros se fueron de casa para el largo receso de Pascua, el hogar del Representante Jamie Raskin no está tan lejos de su escritorio en el laberíntico edificio de oficinas de Rayburn House.

El demócrata de Maryland, quien encabezó el equipo de gerentes de la Cámara durante el segundo juicio político de Trump hace solo dos meses, dijo a The Independent que se dirigía al Capitolio para una reunión cuando un asistente lo llamó para decirle que se diera la vuelta porque el complejo una vez más estaba bajo ataque y había sido cerrado.

Raskin ha sido uno de los muchos demócratas que han apoyado la decisión de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de mantener una postura de seguridad sólida en los meses desde que él y sus colegas fueron atacados.

Esa decisión, un esfuerzo conjunto entre Pelosi y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, se tomó con base a los consejos tanto de la Policía del Capitolio como del Departamento de Seguridad Nacional. El departamento citó la amenaza continua de los extremistas violentos de derecha como seria, constante y más que suficiente para justificar el mantenimiento de algunas de las vallas de seguridad que se erigieron después de la insurrección en su lugar, incluso frente a las críticas de los republicanos que a manera de burla llamaron la recientemente removida barrera cubierta de alambre de púas como "Fort Pelosi" y reprendieron a los demócratas por construir un "muro" en el Capitolio mientras se oponían al muro fronterizo de Trump.

Raskin dijo que lo primero que pensó al enterarse del ataque del viernes fue que Pelosi había hecho bien en mantener una alerta máxima a pesar de las críticas desde el otro lado del pasillo.

"Algunos de nuestros colegas que han hecho todo lo posible para encubrir la violenta insurrección del 6 de enero, también han criticado a la presidente Pelosi por las precauciones de seguridad", declaró. “Creo que esta pesadilla más reciente reivindica el juicio del hablante”.

El presidente Joe Biden emitió un comunicado en el que decía: "A Jill y a mí se nos rompió el corazón al enterarnos del violento ataque en un puesto de control de seguridad en los terrenos del Capitolio de los Estados Unidos, que mató al oficial William Evans de la Policía del Capitolio de los Estados Unidos y dejó a un compañero luchando por su vida.

"Enviamos nuestras más sentidas condolencias a la familia del oficial Evans y a todos los que lloran su pérdida".

Los oficiales de policía no han revelado ninguna información sobre lo que motivó al sospechoso, si es que lo hay, y Raskin se esforzó por no especular sobre el motivo del sospechoso. Pero dijo que dado el clima de extremismo que “ha estado con nosotros durante muchos años”, los hechos del viernes no fueron exactamente una sopresa para él.

"No puedo decir que me sorprendió, pero soy alguien que se sintió bien de que el presidente y el liderazgo del Congreso en general se hayan movido con tanta fuerza para mejorar nuestra postura de seguridad", concluyó.

Relacionados

Noah Green: ¿Qué sabemos sobre el sospechoso del ataque al Capitolio de Estados Unidos?

Joe Biden, con el corazón roto, ofrece sus condolencias tras el fatal accidente en el Capitolio

Antes del segundo incidente en el Capitolio, legisladores habían pedido que la seguridad fuera retirada