El ataque contra una base rusa en Ucrania sugiere "una flagrante ineptitud" militar

REUTERS - ALEXANDER ERMOCHENKO

El ataque de Año Nuevo contra una base militar rusa en Makiivka ha supuesto la mayor pérdida de vidas humanas admitida por Moscú desde que invadió Ucrania en febrero de 2022. Pero además del devastador, y todavía creciente número de muertos, los expertos dicen que el incidente ha puesto de manifiesto algo aún más alarmante para Rusia: una amplia incompetencia y descuido en el corazón de su mando militar.

Pocos minutos después de que Ucrania diera la bienvenida al Año Nuevo, cuatro cohetes HIMARS de fabricación estadounidense cayeron sobre un supuesto edificio escolar que albergaba reclutas del Ejército ruso en la ciudad industrial de Makiivka, en la región ocupada de Donetsk. Ucrania, junto con los blogueros militares rusos, no tardó en cifrar el número de muertos en la escalofriante cifra de 400. Moscú, por su parte, la cifró primero en 63, pero a primera hora del miércoles la revisó al alza hasta 89.

En cualquier caso, se trata de la mayor pérdida de vidas que Moscú ha registrado en un solo ataque desde que comenzó su invasión de Ucrania hace más de diez meses.

El anuncio del Ministerio de Defensa ruso fue un acontecimiento en sí mismo, ya que Rusia rara vez comenta sus pérdidas y, si lo hace, suele restarles importancia o negarlas por completo.

La admisión se produjo después de que la noticia de la tragedia se hiciera viral, y los blogueros de guerra rusos empezaran a culpar a algunos de los altos mandos del país, acusándoles de no proteger a sus fuerzas.

'No debería haber ocurrido'

"No debería ocurrir si se mantiene una buena seguridad operativa", afirmó Hawn.

¿Descuido de los oficiales rusos?


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Macron promete a Zelenski tanques blindados de combate franceses para ayudar a Ucrania
Rusia confirma la muerte de 89 de sus militares tras ataque ucraniano en Donetsk
Ataque con dron ucraniano deja tres muertos en base aérea en el interior de Rusia