Una atajada del mexicano 'Memo' Ochoa impidió la victoria de Polonia en su debut en Qatar 2022

© ©Themba Hadebe / AP

Cinco participaciones en citas mundialistas han cargado de experiencia al portero mexicano Guillermo Ochoa. El guardameta de 37 años brilló este martes 22 de noviembre al atajar el penalti pateado por Robert Lewandowski. México y Polonia empataron a ceros en el segundo partido del Grupo C del Mundial de Qatar 2022.

Prometía ser un partido parejo, en el que dos equipos buscarían aprovechar la derrota argentina en las horas de la mañana. Y las predicciones se cumplieron. México y Polonia se enfrentaron en un juego cerrado en el que ninguno de los dos pudo adelantarse en el marcador.

Algunas sillas vacías marcaban el panorama del estadio 974, en Doha. Una estructura con capacidad para 40.000 espectadores que obtuvo su nombre por la cantidad de contenedores de transporte marítimo con los que fue construido.

Pero a pesar de la ausencia de público, los gritos de la afición vestida de verde creaban la sensación de que México era el local. “Olé, olé” y estrofas del emblemático "Cielito lindo" se escuchaban desde las gradas. Unas arengas que fueron silenciadas cuando una intervención del VAR le indicó al árbitro del partido un penal a favor de Robert Lewandowski.

Pero el estadio se encendió de nuevo cuando Guillermo ‘Memo’ Ochoa atajó el cobro desde el punto penal del ‘9’ de los polacos. Un débil remate de Lewandowski al lado izquierdo del arco fue descifrado por el veterano portero, que arrebató el primer grito de gol polaco.

Al otro lado del terreno de juego, el arquero de la Juventus, Wojciech Szczęsny, también fue protagonista. El número ‘1’ del conjunto polaco reaccionó velozmente ante un fuerte remate del mediocampista Edson Álvarez pasados los 60 minutos del partido.


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
En un duelo equilibrado, Dinamarca y Túnez firmaron el primer empate sin goles de Qatar 2022
Louis van Gaal, el técnico que no conoce la derrota en la Copa del Mundo
Arabia Saudita dio la primera sorpresa del Mundial y venció a una desorientada Argentina