Atacante de tiroteo en Alemania se marchó “tranquilamente”

CHRISTOPH NOELTING
Una mujer enciende una vela en un monumento la plaza de mercado durante una vigilia por las víctimas de una balacera en Hanau, Alemania, el 20 de febrero de 2020. (AP Foto/Martin Meissner)

HANAU, Alemania (AP) — Piter Minnemann y sus amigos estaban comiendo cuando escucharon los disparos afuera del bar en la ciudad alemana de Hanau, donde se habían reunido.

Minnemann, de 18 años, recuerda que acababa de recibir su pizza cuando se oyeron los disparos en el Bar Arena. El negocio era el segundo sitio en ser atacado el miércoles por la noche durante un tiroteo que mató a nueve personas. El responsable era un alemán que había colocado un mensaje en internet en el que llamó al "exterminio total" de muchas "razas y culturas entre nosotros".

"Creíamos que era una pistola de salva y no le hicimos mucho caso", dijo. "Entonces el hombre entró y disparó".

El pistolero baleó a dos personas antes de entrar al bar, donde "apuntó directo a nosotros- Le disparó al primero en la cabeza", dijo Minnemann.

Una mujer embarazada saltó por la ventana, agregó.

"El entró, disparó y vació su cargador. Entonces todo quedó en silencio y él salió caminando tranquilamente", recordó Minnemann. "Yo abrí los ojos, vi que estaba vivo y me alegré. Pregunté si los demás estaban bien, pero Edris _no sé si está vivo, pero supongo que sobrevivió_ tenía un hoyo en la garganta y dijo 'Me dio, me dio'. Mi otro amigo, Mom, fue herido en el hombro".

En total, Minneman dice que perdió a cuatro o cinco "amigos de muchos años".

El joven habló con The Associated Press junto a la estatua de los Hermanos Grimm, los narradores de cuentos de hadas oriundos de Hanau, en la plaza central de la ciudad. El monumento estaba adornado ahora con flores y velas en honor a las víctimas del miércoles.

"Aún no lo puedo creer, en algunas situaciones es como si nada hubiera sucedido, pero cuando veo a la gente llorando, regresa la realidad... entonces ves que es real", dijo. "Pero aparte de eso, no puedo creer que nos haya pasado a nosotros, en el mismo lugar donde estamos todos los días, donde nos relajamos todos los días".

"Al inicio creí que era algo de pandillas", dice Minnemann. Recordó que había 12 o 13 personas en el lugar. Muchos otros murieron, dijo. "Yo fui muy afortunado".

Otro testigo en el bar Arena dijo a la televisora Haber de Turquía que él y sus amigos escucharon cinco o seis disparos afuera antes de que el pistolero ingresara.

"Él le disparó en la cabeza al primero que vio. El hombre cayó al suelo", dijo Beyazkender Muhammed, que yacía en el hospital el jueves con un hombro vendado. "Disparó contra nosotros. A mí me alcanzó en hombro cuando trataba de protegerme detrás de una pared".

Muhammed dijo que se tiró al suelo sobre alguien y entonces otra persona se tiró sobre él y otra encima del otro.

"Había un muchacho debajo de mí con un hoyo en la garganta", dijo. "El muchacho me dijo: 'Hermano, no puedo sentir la lengua, no pudo respirar'. Le dije que dijera la oración de Kalima Sharadat (del Corán). El la recitó y le pidió al resto que lo acompañara. No había otro sonido, solamente nosotros dos. No lo vi escapar ni nada".