Atacan a indígenas en Brasil por disputa de tierras

Por STAN LEHMAN

SAO PAULO (AP) — Hombres armados con rifles, garrotes y machetes atacaron a un grupo de indígenas que ocupaban tierras de un rancho en el estado de Maranhao, en el noreste de Brasil, y causaron heridas a por lo menos siete de ellos, dijeron el martes funcionarios.

El Concilio Misionero Indígena de la Iglesia católica dijo que los atacantes arremetieron contra indígenas gamela, que la semana pasada ocuparon lo que consideran son sus tierras ancestrales y que ahora se usan para pastoreo de ganado. El concilio sostuvo que los atacantes fueron contratados por los rancheros.

El gobierno del estado de Maranhao dijo que siete indígenas resultaron heridos el domingo. El grupo religioso, sin embargo, dijo que fueron 13 los heridos. No se reportaron muertos.

Rosimeire Diniz, una de las coordinadoras del concilio, dijo por teléfono que los atacantes cortaron las manos de dos indígenas. El gobierno del estado dijo no se le cortó la mano a nadie.

El grupo gamela está formado por unas 400 familias, o unas 2.000 personas, que ocupan un territorio de alrededor de 505 hectáreas (1.250 acres), puntualizó Diniz. Añadió que los dirigentes gamela calculan que las tierras ancestrales del grupo alguna vez alcanzaron las 14.000 hectáreas (34.600 acres).

"A través de los años, sus tierras se fueron reduciendo debido a taladores, mineros y rancheros", añadió Diniz.

El ataque ocurrió más o menos una semana después de que la policía en Brasilia lanzara gases lacrimógenos y dispara balas de goma para dispersar a miles de indígenas que se reunieron afuera del Congreso para exigir la demarcación de sus tierras.

Las disputas de tierras que involucran a grupos indígenas, taladores, rancheros y pequeños productores agrícolas frecuentemente se tornan violentas en Brasil.

El año pasado, 61 personas murieron a raíz de violencia derivada de disputas de tierras, de acuerdo con la Comisión Pastoral sobre Tierras de la Iglesia católica. De este total, 13 eran miembros de grupos indígenas.

"Activistas rurales y dirigentes indígenas involucrados en conflictos por tierras siguen enfrentando amenazas y violencia en Brasil", dijo Human Rights Watch en su Informe Mundial del 2017.