El primer ataúd "viviente" que se descompone

Este es el primer ataúd "viviente" del mundo. El ataúd "viviente" de Loop está fabricado con micelio de hongo, la parte vegetativa de los hongos que crece bajo tierra.

Acelera la descomposición, elimina productos químicos tóxicos y ayuda al crecimiento de los árboles. Bob Hendrikx, investigador de la Universidad de Delft (Holanda), es el responsable de la invención de este ataúd "eco-friendly".

Se espera que ayude a la descomposición de los cadáveres de manera más eficaz, además de enriquecer el suelo que le rodea. Por lo general, un cuerpo puede tardar hatsa 10 años en descomponerse dentro de un ataúd tradicional.

El propio ataúd, que puede estar barnizado y contener piezas metálicas, puede tardar incluso más.

Desde Loop quieren ayduar a la descomposición contribuyendo además al compostaje y creen que usando este método, el proceso puede durar solamente entre 2 y 3 años. Tras meses de pruebas, el primer funeral con un ataúd "ecológico" tuvo lugar el pasado septiembre.