Poco antes de la asunción de Lula en Brasil, Bolsonaro saludó a seguidores en Orlando

Bolsonaro, en la puerta de la casa donde se hospeda en Orlando
Bolsonaro, en la puerta de la casa donde se hospeda en Orlando - Créditos: @Twitter

BRASILIA.- Mientras en su país dejaba de ser presidente y Luiz Inácio Lula da Silva se preparaba para asumir su tercer mandato, Jair Bolsonaro salió de la casa donde se hospeda en Orlando, en Estados Unidos, para saludar y firmar autógrafos a seguidores en esa ciudad de Florida.

Uno de sus asesores, Max Guilherme, transmitió las imágenes en redes sociales, en una realidad totalmente distinta a la que se vivía en Brasilia, donde la ausencia de Bolsonaro para entregar la banda presidencial a su sucesor era notoria.

Acompañado de guardias de seguridad y vestido con la camiseta del Sport Club do Recife, Bolsonaro repartió autógrafos y se tomó fotos, pero no hizo declaraciones. Ayer, el expresidente ya había atendido a vecinos brasileños en la zona donde se hospeda.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Además de él, la primera dama, Michelle Bolsonaro, y la hija de la pareja, Laura, de 12 años, se hospedan en la mansión del exluchador de MMA José Aldo.

Según el diario Folha, Bolsonaro salió dos veces durante este domingo para saludar a los seguidores: alrededor delas 10 y al mediodía, hora local. Es decir, a las 12 y a las 14 de Brasil. La ceremonia de asunción de Lula comenzó a las 15.

Hasta donde se conoce, Bolsonaro solo salió una vez de la mansión donde se hospeda desde que llegó: el sábado fue a comer pollo frito a un local de la cadena KFC. La noche de Año Nuevo la pasó en esa casa junto a su familia, según sus colaboradores.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La banda presidencial

La de hoy será la primera vez desde 1985 que un presidente saliente no entrega la banda presidencial a su sucesor. Ese año, el último presidente de la última dictadura militar, el general Joao Figueiredo, se rehusó a participar en la ceremonia de investidura de José Sarney, quien recibió la banda de parte de un funcionario del Planalto, según reportes de época de O Globo.

“El ritual de transición es un simbolismo, no existe regla específica ni castigo para un presidente que no quiera asistir”, a pesar de la importancia que tiene el gesto para “fortalecer la democracia”, explicó Oliver Stuenkel, profesor de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas.

Bolsonaro viajó el viernes a Estados Unidos en un avión de la Fuerza Aérea de Brasil acompañado por la primera dama, Michelle Bolsonaro, asesores y personal de seguridad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El ultraderechista, que permaneció prácticamente en silencio desde la derrota electoral sufrida en el ballottage del 30 de octubre, se despidió de sus seguidores en las redes sociales antes de dejar el país, en un discurso en el que se emocionó hasta las lágrimas.

“Algunos deben estar criticándome, diciendo que podría haber hecho esto o aquello (...) No puedo hacer algo que no sea bien hecho, sin que los efectos colaterales sean demasiado dañinos”, justificó el mandatario.

Con los ojos llenos de lágrimas, dijo que en sus cuatro años de gobierno dio “lo mejor de sí”. Pese a defender a los manifestantes, criticó una tentativa de ataque con explosivo en los alrededores del aeropuerto de Brasilia por parte de un seguidor suyo la semana pasada. “Nada justifica esa tentativa de acto terrorista”, subrayó.

Ese y otros actos de vandalismo protagonizados por seguidores bolsonaristas en diciembre en la capital obligaron a reforzar la seguridad de la toma de posesión de Lula.

El tuit de Eduardo Bolsonaro

Mientras miles de personas se congregaban en Brasilia para celebrar el comienzo de un nuevo mandato de Lula, uno de los hijos del exmandatario, el diputado Eduardo Bolsonaro, publicó una imagen de la multitud con un sarcástico comentario: “Para los que dicen que el comunismo no existe: busquen allí una bandera brasileña”. Es que en la imagen predomina el rojo, el color que caracteriza al PT, mientras Bolsonaro hizo propios los colores de la bandera, el verde y amarillo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Agencia AFP y diario O Globo (GDA)